Segundo Libro de la Torá: Éxodo.

 

Parashá Shemot

 

Ve'eleh shemot beney Yisra'el haba'im Mitsraymah et Ya'akov ish uveyto ba'u. Re'uven Shim'on Levi viYehudah. Isajar Zvulun uVinyamin. Dan veNaftali Gad ve'Asher. Vayehi kol-nefesh yots'ey yerej-Ya'akov shiv'im nafesh veYosef hayah veMitsrayim. Vayamot Yosef vejol-ejav vejol hador hahu. Uveney Yisra'el paru vayishretsu vayirbu vaya'atsmu bime'od me'od vatimale ha'arets otam. Vayakom melej-jadash al-Mitsrayim asher lo-yada et-Yosef… Y estos son los nombres de los hijos de Israel que vinieron a Egipto con Jacob, cada uno con su familia. Rubén, Simeón, Levi y Judá; Isacar, Zabulón y Benjamín; Dan y Neftalí, Gad y Aser. Todas las almas que salieron del tronco de Jacob fueron 70 y Yosef ya estaba en Egipto. Y Yosef murió y también todos sus hermanos y toda aquella generación. Los hijos de Israel fueron fecundos y se multiplicaron, fortaleciéndose cada vez más, y el país se llenó de ellos. Se levantó en Egipto un nuevo rey que no había conocido a Yosef....

 

En esta parashá se abre el libro de la Torá que trata el tema del exilio (por eso se llama Éxodo). La Torá está dividida en 5 libros (uno por cada partzuf del Árbol de la Vida): Bereshit corresponde a  Keter; Shemot a Jojmah; Vayikra a Binah; Bamidbar a Zeir Anpin; Devarim a Maljut.

 

 

Shemot significa nombres, y es la semilla de todo el libro del Éxodo. En éste se revelan los Nombres de Dios que van a permitirnos reconstruir el puente caído que nos puso en el exilio.

 

En esta porción encontramos el nacimiento de Moisés y la historia sobre cómo recuperó la realidad de sus orígenes. Explica el Zohar que Moisés rectificó el pecado de Adam y Eva cuando comieron del Árbol del conocimiento del bien y del mal. Recordemos que  la Torá cuenta que, en el Edén, habían dos árboles, es decir, la posibilidad de dos tipos de percepciones: la percepción de unidad (representada en el Árbol de la Vida), y la percepción de la dualidad y separación (representada en el Árbol del conocimiento del bien y del mal).  Al comer del fruto de este último árbol, se sembró no solo en Adam, sino en toda la humanidad, la duda, la inseguridad, la desconfianza, el miedo y la ira profunda. La consciencia de separación sembró el egoísmo, lo cual terminó de romper la conexión directa que el hombre tenia con los otros mundos espirituales.

 

 

El libro del Génesis cuenta que "Adam y Eva, luego de ser tentados por la serpiente, comieron del fruto del Árbol del conocimiento del bien y del mal, abrieron sus ojos, sintiendo su desnudez, tuvieron miedo y se escondieron". La serpiente simboliza esa fuerza interna que está constantemente incitándonos a satisfacer nuestros deseos primarios y egoístas. La serpiente trajo a la muerte consigo, siendo el miedo y la vergüenza esas primeras emociones que sintieron los seres humanos al perder su conexión.

 

La Torá dice, específicamente, que la serpiente era astuta. En hebreo, esta palabra es arum, que viene de la raíz arumim (desnudos).

 

 

La Kabalah enseña que la astucia (celebrada por nosotros como si fuera un  atributo), afecta la percepción. La astucia no es más que una manera de manipular nuestro entorno para conseguir un propósito. Pues bien, esto provoca vergüenza porque la astucia o viveza es una traición a nuestro ser. Cuando tenemos que ser astutos para sobrevivir, estamos conectándonos con un estado de carencia, con la muerte y con el miedo profundo. Este estado de aprovechar porque no hay suficiente, de engañar a los otros para lograr nuestros fines, es parte del pecado original, y por eso, en los países subdesarrollados, las personas tienen un aprendizaje tan duro. La corrección de este pecado a través del dolor, de la pobreza, de la opresión, etc., es una opción que podemos desechar hoy mismo, pero depende de cada uno. Tomar consciencia de ello, corregirse a sí mismo, es lo que proporcionará un cambio colectivo. Es cierto que en principio pasaremos por tontos, pero ¿qué nos importa lo que los demás piensen?

 

Nuestro objetivo es recuperar el estado del arquetipo andrógino del primer hombre. Adam y Eva eran una misma alma, pero si fundimos a Eva con Adam, volveremos a ese estado original. De hecho, esto nos lo demuestra la guematria  de Adam, que es 45, y de Java (Eva, en hebreo), que es 19. Si restamos (45-19=26) obtenemos el número 26, que es la guematria del nombre de Dios: Yud He Vav He. En este mundo de dualidad, nuestra alma está dividida en dos, y de allí es que la Kabalah nos enseña que, antes de nuestra corrección final, encontramos a nuestra alma gemela para volver a fundirnos en una sola alma y así poder volver a la Fuente.

 

 

Para concluir, quiero dejar asentado que para la astucia siempre hay una excusa, y no importa cuál usemos para justificarnos. Recuerda siempre la lección principal de la Kabalah: Si tus acciones son motivadas por una percepción de carencia, el sistema te regresa tu percepción como una proyección holográfica, creando un escenario de carencia en tu realidad. Esto es una Ley y no trabaja de la manera contraria: no es teniendo primero abundancia en todos los aspectos de tu vida como lograrás salir de la carencia, sino actuando como si ya tuvieras esa abundancia en todos los ámbitos de tu vida. Es decir, cambia tu percepción de carencia por la percepción de abundancia.

 

A continuación, encontrarás en el siguiente audio la explicación de esta parashá. Les recordamos que, si desean formar parte de nuestro grupo de estudios, pueden enviarnos un correo con su nombre a suscripcionkr@outlook.com, o suscribirse directamente en el formulario de suscripción que se encuentra en la parte inferior (a la derecha) de esta página.

 

Abrazos y hasta la próxima.

 

Descarga
Parashá Shemot KR.mp3
Archivo de audio MP3 10.8 MB

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    M. Teresa (lunes, 28 diciembre 2015 08:42)

    Muchas gracias por tus enseñanzas.
    Están tan llenas de Luz, que hay que escucharlas muchas veces y cada vez encuentras enseñanzas nuevas.

    Lo que si te agradecería es que la música la pusieras un poquito más baja, pues a veces cuesta escuchar tu voz.

    Feliz año 2016.

    Bendiciones.

  • #2

    Maciel (lunes, 28 diciembre 2015 10:14)

    Muchas gracias Maria Teresa, estaba un poco afonica en este audio pero tomare en cuenta tu comentario para la proxima parasha

Kabalah Renovada 2015

 

kabalahrenovada@gmail.com