Parashá Ajarei Mot

 

“Y el Eterno le dijo a Moisés después de la muerte de los hijos de Aarón, los cuales habían muerto al acercarse al Eterno: Dile a  Aaron, tu hermano, que no entre en cualquier momento al santuario, detrás del velo, delante del propiciatorio que está sobre el arca para que no muera, por cuanto yo apareceré en la nube sobre el propiciatorio”. 

 

Ajarei Mot significa después de la muerte. Cuando leo estas primeras líneas, lo primero que viene  a mi pensamiento es lo que se nos enseña en Kabalah sobre el velo que nos separa del resto del Árbol de la Vida. Ya les he dicho que nuestro mundo, Maljut, está representado con la ultima Hei del nombre de Dios Yud Hei Vav Hei, y esta última Hei está separada del resto de las letras que lo componen ( es por eso que se habla de la caída de Adam y Eva, o del hombre primordial). También les he dicho que Dios no es una persona, ni una entidad, sino un sistema de circuitos energéticos,  lo que significa que esta Hei, que somos nosotros y nuestro mundo, está separada del resto del sistema, y por eso nosotros vivimos con una percepción de separación de Dios. El lugar en el nombre de Dios por donde esta conexión debe repararse es por la letra que se le antepone, es decir, la  Vav, que representa a  Zeir  Anpin  o el sistema emocional. Creemos que conectarnos con el resto del circuito del sistema de la creación es difícil, complicado, tedioso, pero la Kabalah nos enseña que no hay ni una montaña, ni un muro, ni una cortina que nos separa  de ese sistema; lo único que divide estos dos mundos es un simple velo. La idea del velo es que podemos ver a través de él, por lo tanto, lo único que tenemos que hacer para ver claramente lo que está detrás es correrlo y   afinar nuestra visión.

 

De acuerdo a mi experiencia, este velo se corre cada vez que hacemos una bendición en hebreo, pues las letras hebreas, que son las vasijas que transportan la luz, son las únicas que tienen el poder de correr ese velo. Es para eso que se nos fueron revelados los Nombres Divinos en la Biblia. Los sonidos de los Nombres Divinos son energías de Atziluth, o del mundo de  emanación; son puro intelecto Divino. Pónganse a pensar: algún propósito tienen todos estos secretos encerrados dentro de la Biblia,  si no, ¿para qué serviría entonces la descripción del pasaje bíblico en donde se nos enseña que Dios se le apareció a Moisés, por primera vez, y le reveló su primer nombre: Eheieh Asher Eheieh? La traducción literal de este nombre es  Yo soy el que seré. Está más que claro que hay un secreto encerrado detrás de ese nombre, que es un código. Este nombre pertenece al mundo de Keter, y su sonido precipita energía directa a este mundo (esta es la base del movimiento metafísico de Conny Méndez). Este nombre nos dice, claramente, que todo lo que ponemos después de la afirmación yo soy, se convierte en materia, es decir,  Yo soy el que seré

  

Cada nombre revelado es un flujo de energía que proviene de algún nivel del Árbol de la Vida, que puede atravesar ese velo y  depositar la energía de ese nivel en nuestro Maljut. ¿Por qué se nos habla del velo en esta porción? Porque también la muerte sirve para atravesar este velo. No hablo sólo de la muerte física, sino de la muerte de una relación, un negocio, una amistad, una estabilidad financiera, etc. La muerte da paso a nuevas energías, a renovaciones, a elevación espiritual. Es cierto que duele perder un amor, amigos, dinero, negocio, etc., pero cuando pasa esto es porque siempre viene después algo mejor, si y solo si, podemos encarar la muerte con madurez espiritual. Desde hace años me he preguntado para qué se creó la muerte en este mundo. La muerte es la única cosa que no tiene afinidad de forma con lo de Arriba. Todo lo demás viene de lo alto, pero en el resto del sistema no hay nada que muera; de hecho, dice el Zohar que la muerte no existe. Sin embargo, esta porción nos enseña que la muerte existe porque la materia tiene tanta densidad, tantos kilos de peso, que resiste a la gravedad y no puede elevarse y atravesar ese velo a través de la materia. Por eso, el texto nos dice “dile a Aarón que no entre de cualquier momento en el santuario”. Aun cuando lo que nos separa es un velo, este sistema está “blindado”, y sólo pasa al otro lado la pureza y la kedusha; no es en cualquier momento que se puede penetrar a él.

 

Aquí les dejamos el audio correspondiente a esta parashá. Esperamos les sea de utilidad para su crecimiento espiritual.

 

Descarga
Parasha Ajarei Mot.mp3
Archivo de audio MP3 6.3 MB

Les recordamos que, si desean formar parte de nuestro grupo de estudios, pueden enviarnos un correo con su nombre a kabalahrenovada@gmail.com, o suscribirse directamente en el formulario de suscripción que aparece abajo. Allí sólo deben colocar su nombre y dirección de correo (email), y luego darle click al botón "Enviar".

 

 

FORMULARIO DE SUSCRIPCIÓN

Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.


Escribir comentario

Comentarios: 0

Kabalah Renovada 2015

 

kabalahrenovada@gmail.com