Parasha Jukat 

Y le dijo el eterno a Moisés y a Aarón: "he aquí el estatuto que dispone el eterno. Di a los hijos de Israel que traigan una vaca rojiza sin macula alguna y sobre  la cual no se haya puesto yugo. Se la daréis a Eleazar el sacerdote, quien la sacara del campamento y la hará degollar en su presencia. Y Eleazar el sacerdote mojará su dedo en la sangre  de la vaca y rociaráñ 7 veces el frente del tabernáculo...... 

 

Esta parasha  abre con la famosa historia de "Las cenizas de la vaca roja", es famosa porque su significado es un misterio de la Torá debido a que su lectura literal no tiene mucho sentido.   

Jukat significa estatuto y en ella también  encontramos la  historia del  famoso evento en el que Moisés golpea la roca, también más adelante podemos leer sobre la muerte de Miriam y  Aharón y luego podemos leer acerca de los israelitas quejándose de nuevo. En respuesta a esto se desata una plaga de serpientes, pero cuando rezan por el perdón y la curación, Moisés construye para ellos la famosa serpiente de cobre, que luego se convierte en el símbolo internacional de la medicina. Lo cual nos deja muy claro que esta parasha es una vacuna metafísica contra enfermedades.  

 

El Zohar nos explica que  la realidad física  tiene una explicación y significado en lo espiritual que no siempre es comprendido por nuestros 5 sentidos, por lo tanto no hay ningún misterio en lo de la vaca roja. Esta porción se refiera a los estatutos que estableció Dios sobre la manera de combatir los diferentes aspectos de muerte. Estos estatutos son una especie de tratamientos médicos metafísicos, ya que toda manifestación de enfermedad en el cuerpo, tiene su origen en el mundo emocional. 

 

 El Zohar explica que la devoción, la unidad y el amor es la frecuencia del flujo de la vida. Imaginemos esto como si fuera un río encausado, por donde fluye el agua Si nos ponemos fuera del camino de este río, es imposible que fluyamos con el. Todo lo que la luz tiene para darnos que es lo que necesitamos para alcanzar Nuestros objetivos están dentro de este río, así que si queremos conectar con ello tenemos que ir hacia el. Conectar con este río es conectar con el poder espiritual de donde surge el poder de la vida y este llega  a nosotros a través de la Beraja, la cual solo proviene de Jesed, la esfera de la clemencia y el amor.

 

 

La historia de la vaca roja, la cual es referencia de la columna izquierda (el juicio) significa, que cuando nos asentamos en el juicio, impregnamos al mundo de espíritus dañinos que traen la muerte en todos los aspectos de nuestra vida. El sumo sacerdote sacrifica a la vaca, la quema y mezcla la ceniza con el agua y eso es lo que cura la enfermedad.  En realidad la Tora nos está explicando que son estos espíritus dañinos los que ocasionan la enfermedades, sin embrago la Tora nos habla de la quema de la vaca roja, lo cual significa que para curar la enfermedad hay que quemar el juicio que es lo mismo que transmutar el egoísmo.  Entonces la pregunta es: ¿qué significa esto de quemar el juicio o transmutar el egoísmo? En primer término debemos saber que calificar algo de bueno o de malo, desata tanto juicio como si ejecutaras una acción que  nos hace sentir culpable. Por ejemplo: La Tora nos enseña que hay animales que  vienen del lado impuro, por lo tanto nos aconseja no consumirlos para evitar abrirle las puertas  a estos espíritus dañinos, sin embargo, estar frente a una pizza que tiene tocineta y calificar a esa tocineta de mala, desata el mismo juicio que si la consumieras. Por lo tanto reprimir el consumo de la misma haciendo un juicio de que está mal hacerlo no sirve de nada porque desata las mismas fuerzas impuras que si la consumieras. Esto es un punto álgido dentro de la espiritualidad, porque no por entender algo intelectualmente dejamos de sentir deseos  de hacer eso que entendemos que nos ocasiona dificultades. En este sentido el Zohar enseña que la santidad se va ganando poco a poco y que los cambios van produciéndose naturalmente. Por lo tanto primer significado de la historia de la vaca roja, es dejar de calificar nuestras acciones como buenas o malas.   

 

En segundo término, la semana pasada escuché de boca de un gran maestro una significativa frase, Él dijo: el cuerpo es nuestro enemigo. Esto me puso a pensar porque en muchas filosofías espirituales el cuerpo es considerado como sagrado, y la verdad es que el cuerpo es también luz condensada, siendo así ¿por qué tendríamos que verlo como un enemigo para curarnos de una enfermedad? El problema comienza cuando nosotros nos identificamos con el cuerpo y no con el alma así que el primer cambio que tenemos que hacer es ese, somos el alma y el cuerpo debe someterse a ella. Cuando decimos que el cuerpo es nuestro enemigo es porque es él quien recibe, alberga y cobija las influencias de estas criaturas impuras. El odio, la envidia, los celos no son nuestros, porque el alma desconoce estas emociones, y somos alma y no cuerpo. Ver estas emociones impuras ajenas a nosotros es desprenderse de toda esa carga de culpabilidad y muerte que traen consigo. Así que cada vez que sintamos una sensación ajena a la luz, como dolor, ira, o lo que sea que nos produzca desarmonía y sufrimiento, tenemos que comenzar a separarnos del cuerpo, verlo como el enemigo que es quien la alberga, la acepta, la arrulla y la consciente. ¿Por qué aceptarla si eso no nos pertenece? ¿Por qué padecerla si somos el alma y no el cuerpo? La impureza solo tiene cabida en el cuerpo, el alma permanece intacta. Entonces tenemos que lograr ver al cuerpo como algo ajeno, solo en ese estado podremos tener el poder sobre el. Mientras sintamos que somos él, mientras nos identifiquemos con él, él será nuestro patrón.  De esto aprendemos que cuando la Kabalah nos enseña que la continuidad del flujo de luz en nuestra vida se produce cuando equilibramos la derecha con la izquierda, se trata de un proceso de impermeabilización. ¿Cómo es esto? Cuando impermeabilizamos un techo, lo estamos aislando de las posibles filtraciones, pues bien exactamente  igual pasa en nuestra consciencia, tenemos que impermeabilizarla de las infiltraciones que la negatividad y el egoísmo producen en nuestro mundo, lo cual es la cura de todas las enfermedades.  Fíjense algo, en general esta porción se lee en el mes de Tamuz que es el mes de cáncer, lo cual es extremadamente significativo. La Kabalah nos enseña que las características astrales de este mes influencian directamente en la salud, por alguna razón a la enfermedad llamada cáncer se la asoció a este signo.  

 

El símbolo de la serpiente de cobre que aparece en esta porción, que es la cura de la plaga de la serpiente se refiere a la formación de la columna central del árbol de la vida. La esencia de la columna central es la unidad y el equilibrio, lo cual es la tercera vacuna que nos revela esta parasha. Dijimos que la primera es salir de la calificación de bueno o malo, la segunda es identificarnos con el alma, no con el cuerpo y ahora vamos con la tercera:  hablar teóricamente de unidad es muy fácil, pero en la práctica es donde podemos realizar que salvar la distancia entre Dios y nosotros es cuestión de una transformación total de la visión que tenemos del universo,  es cuestión de certeza y de entendimiento y más aun si la unidad también se trata de salvar la distancia entre nuestros semejantes y nosotros. 

 

 

Ahora la Tora nos explica que la cura a las  picadas de serpiente que es  la asociación a la muerte, era observar los ojos de la serpiente de cobre, por lo tanto es importante entender de que se trata esto. Sin duda alguna esta sanación tiene que ver con la visión.  

 

Cuando cerramos los ojos podemos imaginar lo que sea sin ningún tipo de limitaciones físicas. Podemos volar, podemos atraer a un príncipe o una princesa y amarlo sin miedo ni limitaciones. Imaginando podemos ir  inclusive al planeta más lejano sin que nada pueda detenernos. Entonces la pregunta es: si tenemos los ojos cerrados, ¿con qué ojos vemos todo esto?  La visión es un proceso que requiere varios componentes, el ojo humano y el cerebro  trabajan juntos. El primer paso del asombroso sentido de la vista, está sucediendo en la retina del ojo. Las neuronas foto receptoras de la retina recogen la luz y envían señales a una red de neuronas que  generan impulsos eléctricos que van al cerebro. Entonces, el cerebro procesa los impulsos y da información sobre lo que estamos viendo.  Lo mismo sucede con la imaginación, si el proceso de la visión es una transformación de la luz en impulsos eléctricos que llegan al cerebro, así mismo El cerebro "procesa" la información de lo que sea que imaginamos sin poder distinguir si lo estamos viendo  físicamente o si lo estamos inventando. Por eso lo que vemos con los ojos abiertos forma parte de nuestra realidad tanto como lo que imaginamos.   

 

Cada vez que vemos algo, nuestro cerebro es "electrocutado". Este proceso es una conexión con el nivel de Jojmah (sabiduría, cerebro derecho). Aquí, la luz se empuja hacia adentro y el proceso de Binah se activa (entendimiento, cerebro izquierdo). Cuando los dos están conectados, experimentamos el nivel de energía de Daat (conocimiento, el tronco cerebral y la médula espinal). El último es responsable de llevar la energía a todo el cuerpo. Entonces, El sistema de curación que Dios le dio a Moisés era totalmente dependiente de la manera en la que miramos la realidad. Con esto aprendemos que nuestros ojos son una poderosa herramienta que puede extraer del mundo metafísico una energía específica y puede afectar  nuestro bienestar físico.  

 

En el desierto, todo lo que necesitaban era mirar a la serpiente de cobre para ser curados. La luz que se refleja desde la serpiente de cobre genera ondas cerebrales que activan una fuerza de sanación. Todos  nosotros hemos experimentado cómo mirar algo puede generar un cambio pequeño o grande en el cuerpo. La mayoría de nosotros puede vomitar con sólo mirar a algo "repugnante". Nuestra boca se hace agua cuando vemos algo que nos gusta. El corazón comienza a latir más rápido a la vista de algo emocionante. En fin el hecho es que podemos crear una vida totalmente nueva a través del uso adecuado de nuestra imaginación porque todo está en ese proceso que sucede  en el cerebro entre Jojmah, Binah Y Daat. El pensamiento positivo es enseñado por muchos profesores para lograr el éxito en la vida. La construcción de una imagen vívida en el cerebro es como la programación de un GPS para llevarnos a ese destino. Dios nos dio este poder y lo podemos usar. El único problema es que, debido a que estamos cerca de la redención final, esta capacidad es limitada cuando se trata de nuestra existencia física, del mundo material. El objetivo ahora debe ser limpiar la klipa que  recubre y aísla al alma. Dice el Zohar que Dios nos dio su nombre יהוה únicamente para nuestros ojos. Hay tanta grandeza en él, que es por eso que no se pronuncia, pues esto lo empequeñece porque lo limita. En cambio solo observándolo lo introducimos en nuestra alma, que es la pequeña ventana que nos conduce al infinito. Es por eso que decimos que los ojos son la ventana del alma. Escanear los textos sagrados de la Torá y del Zohar es la cura para la purificación del cuerpo y un antídoto contra la  muerte.  

 

Por último trataré el tema del  golpe que Moisés le dio a  la roca: una persona que está verdaderamente conectada a la Luz del Creador, es una persona que está dispuesta a entregar toda su conexión para que otro pueda tenerla.  El Zohar nos explica que esta historia se trata de abrir un fluido para que descienda la Beraja. Pregunto: ¿para nosotros es suficiente leer en la Tora o en el Zohar o en cualquier otro libro o curso que hagamos que todo es unidad para creérnoslo? No, para poder creerlo tenemos que ver que esa Beraja se manifiesta en lo físico, tenemos que ver el milagro. Pues bien, de eso se trata el golpe que Moisés dio a la roca, de que los hijos de Israel vieran descender la Beraja para crear ese lazo de unión con el Creador. El asunto es cada vez que dudamos nos desconectamos de la derecha representado en Moisés. La Tora dice que a causa del golpe de la roca Moisés no entró a la tierra prometida, esto quiere decir que el camino de los justos pasa por estar dispuestos a esforzarte en beneficio de los otros. Para disfrutar de una piscina, alguien tuvo que esforzarse en construirla, así mismo pasa en la espiritualidad. Los grandes sabios abrieron para nosotros los canales de sabiduría sacrificando su ego al máximo nivel y aunque nosotros no tenemos que llegar a ese mismo nivel porque ya ellos lo hicieron por nosotros, tenemos que saber que siempre la cura a todas las enfermedades pasa por sacrificar al ego en función de que otro reciba un beneficio.  

A continuación les dejo el audio correspondiente de la semana.

 

Con esto me despido hasta la próxima Parasha. Abrazos a todos.

 

Descarga
Parasha Jukat KR.mp3
Archivo de audio MP3 8.7 MB

 

Les recordamos que, si desean formar parte de nuestro grupo de estudios, pueden enviarnos un correo con su nombre a kabalahrenovada@gmail.com, o suscribirse directamente en el formulario de suscripción que aparece abajo. Allí sólo deben colocar su nombre y dirección de correo (email), y luego darle click al botón "Enviar".

 

FORMULARIO DE SUSCRIPCIÓN

Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.


Comentarios: 5
  • #5

    Dillibeth (martes, 27 junio 2017 09:04)

    Con la lectura de aqui entiendo mas la Tora. por que a veces colocan ejemplos en la vida diaria. y eso nos abre el camino del entendimiento

  • #4

    azai (jueves, 14 julio 2016 20:23)

    Unirme al grupo de estudio

  • #3

    Maciel Karug (martes, 12 julio 2016 16:38)

    Gracias por sus comentarios . Les envio un gran abrazo

  • #2

    Carlos (martes, 12 julio 2016 12:48)

    Gracias muchas gracias
    no tengo mas palabras

  • #1

    Luis Hernandez (sábado, 09 julio 2016 21:09)

    Erev Tov Maciel:
    Es una enseñanza de mucha profundidad y bendicion para nuestras vidas Toda Raba por compartir la Luz con nosotros. B' esrat Hashem seguiremos llenando nuestras basijas, que Hakadosh Baruj hu te siga llenando de su gracia. Paz a Vosotros

Kabalah Renovada 2015

 

kabalahrenovada@gmail.com