El 7 de Adar(Este Jueves 18 de Febrero del 2021 en la noche), se celebra tanto la muerte como el nacimiento de Moshé Rabenu, mejor conocido como Moisés.

El sagrado Ari nos revelo el origen del Alma de Moisés, el dijo que Moisés era la reencarnación  del tercer hijo de Adán, quien fue llamado Seth y que  a su vez Seth era la reencarnación de Abel.  El nombre de Moshé en hebreo se escribe así : משה , lo cual nos lleva desde el tiempo de su encarnación hasta su origen. La Mem מ del nombre de  Moises, La Shin ש de Seth que en hebreo se escribe Shit, y la He de Abel que en hebreo se escribe Hevel. Posteriormente Moisés también regreso en Rabí Shimon Bar Yochai y el Rabino Itzjak Luria( El Ari) quienes encarnaron en este mundo para terminar de completar la recepción de la Tora en sus 4 niveles, siendo el Zohar y su decodificación el ultimo de ellos. 

 Detrás del nombre Moshe hay todo un aprendizaje. En primer lugar si permutamos su nombre obtenemos Hei Shin Mem y se lee Hashem. Por otro Lado, Esta nombre tiene las dos letras madres que traen el Shalom, La Mem y La Shin, pero vean que en Shalom la Shim esta primero, esto quiere decir que esta nos viene del cielo, pero en Moshe la Mem esta primero, quiere decir que es un Shalom que uno mismo genera, que uno se gana, que uno provoca. 

 

En realidad este nombre nos habla también de las 3 sefirot emocionales( Zeir Anpin). La letra inicial de su nombre Mem מ representa a Jesed cuyo el elemento  es el agua, de allí que su nombre significa salvado por las aguas. En hebreo esta expresión salvado por las aguas también se dice M'Shilit Hu, siendo el nombre de Moshé también un acrónimo de esa expresión.

La letra que le sigue es la Shin ש que representa a Guevura, que es elemento fuego y por ultimo la letra Hei ה representa a Tiferet, como elemento aire o ruaj. Moshé necesitaba la carga energética que le proporcionaba este nombre a fin de cumplir con su misión, pero esto no fue casualidad. Su madre adoptiva Batía, quien lo rescato de las aguas del Nilo, sabia que el estaba destinado a hacer algo grandioso pero nunca imagino la envergadura de su misión de vida.

Moisés fue criado para gobernar Egipto  y para entender esto debemos buscar el trasfondo histórico dentro de la Tora.  El faraón le pidió a dos parteras que asesinaran a todo hebreo primogénito y varón, pero ellas se negaron a hacerlo con la excusa de que cuando ellas llegaban al parto ya los bebes habían nacido solos, haciéndole creer al faraon que era cosas de los dioses que ellas no pudieran tener acceso a los bebes. Entonces el faraón que continuaba sintiéndose amenazado por el posible Mesías libertador de los esclavos que había sido profetizado por los magos egipcios, lanza un decreto ordenando que los bebes hebreos fueran lanzados al Nilo que estaba llenos de cocodrilos. Puesto que el Nilo era una deidad para los egipcios, debía ser el dios del Nilo quien decidiera quien debía vivir y quien debía morir. Si el bebe sobrevivía entonces se le perdonaba la vida por designio divino. Cuando Moisés es encontrado en las agua del Nilo, Batía lo tomo como un presagio. Moshé entonces se volvió el escogido por el Dios  y el hecho que fuera ella quien lo encontraría presagiaba el gran destino de este bebe, que crecería en el palacio. Eso explica porque a pesar del decreto el no fue asesinado al llegar al palacio del Faraón. 

Lo que tenemos que saber es que  por ser Moshé el alma del  primer hombre el Adam Kadmon( de donde venimos todos),  todas sus acciones impactarían en el resto de la humanidad.  A el le debemos la kabalah,  el Zohar y toda la luz que viene con ello. El amado Rashbi, Rabi Shimon Bar Yojai vino a recuperar las primeras tablas de los diez enunciados o mandamientos, las que se destruyeron por el becerro de oro. El Zohar es la condensación de esa luz que creíamos perdida. No podía ser nadie mas que el, quien pudiera recuperarlo, puesto que fue el quien lo destruyo. Quizás podríamos decir que el Rashbi completo una corrección del alma de Moshé por la luz que en aquel día( la destrucción de las primeras tablas) desapareció de este mundo.

Luego de haber concluido las bendiciones, Moshé le dijo al pueblo, "Estoy por morirme. Les he causado muchas molestias al reprocharles por el incumplimiento de la Torá y lasmitzvot. ¡Perdónenme ya!"

 

Ellos respondieron, "Nuestro Rabino y Maestro, estás perdonado. Ahora perdónanos tú a nosotros; a menudo te hemos hecho enojar y te hemos causado problemas".

 

"Los perdono", respondió Moshé.

 

Hashem le dijo a Moshé: "No esperes más. Asciende al Monte Nevó".

 

Moshé cumplió inmediatamente. Había doce niveles que conducían a la cima del monte pero Moshé los subió todos de un solo salto (tan ansioso estaba por cumplir la Voluntad Divina). Su fuerza a los ciento veinte años era como la de su juventud.

 

Parado en la cima de la montaña, Moshé vio a Eretz Israel. Así Hashem le concedió su deseo de ver la Tierra, Allí Moshé la bendeciría, facilitándole a Bneí Israel su conquista.

 

El Todopoderoso le permitió a Moshé ver lugares que su sucesor lehoshúa nunca pisaría. En especial Hashem le mostró lugares de peligros o desgracias futuras motivando así a Moshé a rezar por la seguridad y el bienestar de su pueblo.

 

Moshé, más adelante, tuvo la visión dela historia futura de Bnei Israel hasta los tiempos mesiánicos. Vio a Iehoshúa luchando contra los treinta y un reyes de Eretz Canaan; vio la era de los jueces, el reinado de la casa de David y al rey Shelomó preparando vasijas para el Beit Hamíkdash. Incluso previó la guerra pre-mesiánica contra Gog y Magog y anticipó la caída de Gog.

 

A Moshé, al morir se le concedió un pedido que previamente le había sido denegado:

 

Cuando Moshé le había pedido a Hashem: "Por favor, revélame Tus modos de manipular los asuntos de este mundo", el Todopoderoso le había respondido: "Ningún hombre puede verme a Mí y continuar viviendo".

 

Pero antes de morir, Moshé fue digno de esa comprensión (a Moshé se le otorgó esa concesión). Así, finalmente llegó al quincuagésimo y último 'peldaño de sabiduría'.

 

En la época del fallecimiento de Moshé, Hashem quiso demostrar a las huestes Celestiales la grandeza de Moshé. En consecuencia, llamó al Angel Gabriel y le ordenó: "Ve y tráeme el alma de Moshé".

 

"Amo del Universo, ¿cómo puedo provocar la muerte de un ser humano que equivale a seiscientos mil judíos?"

 

"Ve tú, entonces", ordenó Hashem a Mijael.

 

"No puedo soportar verlo morir", respondió Mijael. "Yo solía ser su maestro". (Mijael es el ángel de la Misericordia, el que le enseñó a Moshé a defender a los judíos).

 

Entonces el Todopoderoso recurrió a Samael (que es Satán), "Ve y tráeme el alma de Moshé".

 

Samael tomó su espada (el espíritu de tumá -impureza- con el cual esperaba derrotar a la kedushá -santidad- de Moshé) y bajó rapidamente hacia Moshé.

 

Encontró a Moshé escribiendo el Nombre de Cuatro Letras de Hashem en un Sefer Torá todavía incompleto. El rostro de Moshé brillaba como el sol y se asemejaba a uno de los ángeles.

 

Samael se asustó de Moshé. "Ningún ángel puede llevarse el alma de Moshé", pensó. Comenzó a temblar y no fue capaz de emitir palabra.

 

Pero Moshé se había apercibido de la presencia de Samael aun antes de que el ángel se revelara.

 

"Tú, maldito, ¿qué estás haciendo aquí?" preguntó Moshé severamente.

 

Samael se armó de coraje y contestó, "Vine a llevarme tu alma".

 

"¿Quién te envió?" preguntó Moshé.

 

"El Creador de todo", respondió Samael.

 

"Ciertamente, El no quiere que tú te lleves mi alma (más bien El desea que yo te derrote)", dijo Moshé.

 

"Yo me llevo las almas de todos los seres humanos", insistió Samael, "ésta es la ley natural del universo".

 

"Pero yo no estoy sujeto a las leyes de la naturaleza", insistió Moshé. "Yo soy el hijo de Amram. Soy sagrado desde mi nacimiento, ya que nací circuncidado y por eso no fue necesario hacerme el brit milá. Pude hablar y caminar desde el día de mi nacimiento (como Adam antes de pecar).

 

"Cuando tenía tres años profeticé que recibiría la Torá. (Por esta razón Moshé se negó a tomar la leche de una egipcia cuando la hija del Faraón lo encontró). Siendo aun un niño en el palacio del Faraón, le quité a éste la corona de su cabeza (señal de la futura caída del Faraón). Cuando cumplí los ochenta, D-s realizó muchos milagros en Egipto por mi intermedio y saqué seiscientos mil judíos en pleno día ante la mirada de los egipcios. Dividí el Mar en doce partes. Transformé aguas amargas en dulces (en Mara en el desierto). Yo residí en el firmamento, discutí con ángeles que no querían entregar la Torá de fuego, y permanecí cerca del Trono Celestial de Gloria para conversar con el Todopoderoso cara a cara. Yo entregué la Torá y los secretos de los ángeles a la humanidad. Luché contra los poderosos gigantes Sijón y Og que habían sobrevivido al Diluvio. Hice detener al sol y a la luna durante la batalla y yo mismo eliminé a Sijón y a Og. ¿Cuál otro de los humanos sería capaz de hacer todo esto? (Por eso, la ley natural que te permite llevar el alma humana no es aplicable a mi persona)".

 

Samael volvió hacia Hashem reconociendo su derrota.

 

Hashem ahora le confirió aun más fuerza y le ordenó volver hacia Moshé. (D-s quería que Moshé lograra una victoria aun mayor sobre el Satán).

 

Samael revoloteó sobre la cabeza de Moshé y desenvainó su espada. Moshé golpeó al ángel con todas sus fuerzas con la vara sobre la cual estaba grabado el Nombre de D-s. Samael huyó.

 

Moshé lo alcanzó y lo encegueció con los Rayos de Gloria que emanaban de su rostro.

 

Una Voz Celestial proclamó: "¡Ha llegado el momento de tu muerte!

 

"Por favor, no me entregues al Angel de la Muerte", le rogó a Hashem, Moshé. "Recuerda cómo te serví en mis años mozos, cuando Tú Mismo te revelaste ante mi en la zarza y cuando estuve en el Har Sinai durante cuarenta días y cuarenta noches y trabajé arduamente para aprender la Torá".

Hashem descendió junto a los ángeles Mijael, Gabriel y Zagzagael.

 

Mijael preparó el lecho de Moshé; Gabriel extendió un paño de lino sobre su cabeza; y Zagzagael otro paño sobre sus pies.

 

El Todopoderoso dijo. "Moshé, cierra los ojos".

 

Moshé así lo hizo.

 

"Coloca las manos sobre el pecho", ordenó el Todopoderoso. Moshé obedeció.

 

"Junta los pies", El ordenó.

 

Moshé obedeció.

 

Hashem requirió el alma de Moshé.

 

"Hija mía", dijo El al alma. "Planifiqué que permanecieras en el cuerpo de Moshé durante ciento veinte años. Ahora lo debes abandonar, no te demores".

 

El alma respondió, "Amo del Universo, ¿acaso hay un cuerpo más puro que el de Moshé? Yo lo amo y no deseo abandonarlo".

 

"Yo te abasteceré con los ángeles bajo Mi Trono de Gloria Celestial", prometió Hashem.

 

"Es mejor para mí permanecer en el cuerpo de Moshé que mezclarme con los ángeles", protestó el alma. "El es puro como un ángel, a pesar de que vive en la tierra; por otra parte, Tú una vez le permitiste a dos ángeles, Uza y Azael, vivir entre los humanos y se corrompieron, Moshé no convivió con su mujer desde el día en que Tú le hablaste desde la zarza (según una opinión. Según otros, desde Matán Torá). Por favor, déjame en el cuerpo de Moshé".

 

Luego de escuchar al alma atestiguar acerca de la pureza del cuerpo de Moshé, Hashem, por así decirlo, besó a Moshé. El alma experimentó el irresistible placer de la presencia Divina (que fue aun mayor que el placer de estar en el cuerpo de Moshé) y retorno con Hashem

Esta importante hilula se puede celebrar de la siguiente manera:

1) Escuchar, leer y escanear la lectura de la parasha en donde habla de su nacimiento. Que les dejo disponible en el link siguiente.

2) Escuchar, leer y escanear la lectura de la parasha del día de su muerte que les dejo disponible en el siguiente link.

3) Recomiendo sobre todo escanear o leer el Shir Hashirim( el cantar de los cantares) que pongo disponible en pdf.

4) Recitar el salmo 90 en hebreo, que fue escrito por Moisés que también les dejo disponible.

Enciende, pues, una velita antes de la media noche del 7 de Adar  (el Lunes 15 de febrero en la noche)  diciendo: Zejuto Shel "Moshe Rabeinu"(Moisés) iaguen Aleinu, Amen. Lo hacemos mientras pensamos en invitarlo a asentarse en este fuego para  que su mérito descienda a tu vida, a tu casa y a tu familia. Llena tu corazón de gratitud porque por sus méritos la humanidad esta en vías de rectificación a través de la misericordia. Es un día de estudio y de compasión.

Que el mérito de este gran  Tzadik "Moshe Rabenu" nos proteja a todos y que la bendición de esta Luz se derrame en nuestros hogares.

Amen

 

 

 

 

Descarga
hilula moshe.mp3
Archivo de audio MP3 1.8 MB
Descarga
Libro el Legado de Moshe.pdf
Documento Adobe Acrobat 3.0 MB

Kabalah Renovada 2015

 

kabalahrenovada@gmail.com