Elohim Limud, Lámed



En el Zohar aparecen juntas las letras Lamed לy Mem מ, puesto que ambas componen el nombre Melej (Rey), cuyos atributos son propios de Maljut (nosotros, nuestro mundo), y el mundo fue creado para nosotros. Sin embargo, yo me atreveré a explicarlas individualmente, puesto que cada una tiene su propia personalidad, y conocerlas es importante en nuestro trabajo de corrección. 

Lamed ל es la letra que ocupa el puesto número 12 del alfabeto hebreo, y su guematría es el número 30. Lamed quiere decir, literalmente, enseñar o instruir. El Zohar dice que Lamed representa a Binah (conocimiento), y, quizás, por eso me identifico mucho con esta letra (enseñar este conocimiento es una pasión para mí). La forma-pensamiento de Lamed ל nos hace pensar en movimiento. Efectivamente, ella es la letra que se ocupa de exteriorizar la riqueza interior, y dicha riqueza no puede venir de otra parte sino de la conquista de nuestra alma. La Kabalah, a través de todos sus Maestros, nos ha enseñado que vinimos a este mundo con una pequeña chispa de Luz, llamada vasija, y que nuestro propósito debe ser agrandar dicha vasija, desarrollar nuestra alma, y esto sólo sucede cuando “succionamos” Luz. ¿Qué otra riqueza podríamos exteriorizar?

Yo fui educada en un colegio católico y llegó un momento que sentí rebeldía en contra de todas aquellas cosas absurdas que leía en la Biblia. Me preguntaba siempre: ¿qué clase de Dios es ese? Me decía que ese era un Dios sanguinario, que la Biblia era un libro misógino… y paren de contar. En verdad, si nos quedamos con la interpretación literal de la Biblia, por nada del mundo nos gustaría estar adheridos a Dios. Pues bien, el Zohar nos enseña que hay 4 niveles de interpretación de la Biblia y, el que se queda con la interpretación literal de ella, es un tonto, es decir, se está quedando en el nivel del alma más básico, el animal (nefesh). Esta interpretación literal de la Biblia sirve (y sirvió en su momento) para controlar la animalidad desbocada del hombre. El trabajo de Lamed ל en nosotros es “taladrar” nuestra conciencia para ayudarnos a extraer el nivel más profundo de cada palabra que está codificada allí.


Este libro (la Biblia) es responsable de la vida que hoy tenemos, de nuestras creencias, de nuestras leyes… El problema es que, para construir lo que somos, nos quedamos en el nivel de tontos. Por ello, cada día hay más gente que abandona completamente su estudio (porque el nivel natural del hombre está aumentando), así como crece el número de personas que están buscando, conscientemente, los niveles interpretativos más profundos. 


Lamed ל juega un papel fundamental en nuestra evolución porque ella es la letra que está en el corazón de nuestro Maestro interior (Yo superior). La letra Lamed abierta,למד, forma la palabra lev ל mevin מ daat ד (un corazón que entiende el conocimiento). Por eso, se dice que Lamed es "el corazón de Eva". Esta expresión es importante analizarla para comprender la esencia de esta letra.



El corazón es el centro de nuestras emociones ya corregidas (lo que se conoce en la espiritualidad como el Cristo interno), es decir, el mundo de Zeir Anpin. Esta corrección sólo puede realizarse a través del conocimiento y la sabiduría (Binah y Jojmah, respectivamente), y Eva representa a Maljut, la vasija que recibe ese conocimiento y lo eleva. En resumen, el corazón de Eva es Maljut corregida, iluminada, el fin de la corrección. Por ello, Lamed nos indica que la misma energía  que usamos para descender la podemos usar para elevarnos. Esta letra nos enseña que cada situación que vivimos tiene un aprendizaje oculto. La Luz es una eterna maestra, y Lamed ל es ese atributo que nos permite levantarnos después de cada caída. 


La forma-pensamiento de Lamed es una Yud (ver el artículo sobre esta letra) que se extiende, y esto nos otorga una lección importante: cuando comenzamos un camino espiritual, requerimos de disciplina, persistencia y voluntad para mantenernos dentro de ese egregor (mente grupal, conformada por las emociones y pensamientos de un grupo de personas que trabajan en conjunto para alcanzar un mismo fin), puesto que los problemas de la vida cotidiana nos ahogan de tal forma, que nuestro oponente (ego) nos sopla pensamientos, tales como: “esto no sirve de nada”, ¿para qué voy a perder mi tiempo meditando?, etc. 

Lamed ל es la energía que surge de la cabeza, que nos conecta con el Creador, y que, a través de la sabiduría, desea encontrar albergue en Maljut (nuestro mundo). Esta inercia que nos ataca, se produce cuando esa Luz llega a un punto dentro del Árbol de la Vida llamado Netzaj (la perseverancia y victoria). Cuando paralizamos nuestro ritmo cotidiano, cuando no asumimos la técnica espiritual (cualquiera que ésta sea), como parte de nuestro ritmo de vida natural (tal como el comer, vestirse, bañarse, etc), entonces Maljut se queda sin Luz, y Lamed ל no se realiza. El Zohar dice que cuando el hombre siente sufrimiento causado por el dolor, y se aleja de la Torah y los mandamientos (las 10 palabras), el Creador se “entristece”. Dice literalmente: “esto provoca sufrimientos a la Shejiná (la presencia Divina), porque cuando el hombre sufre en su corazón, involuntariamente habla mal de ella”. Esto quiere decir que el dolor (los problemas) provoca sufrimiento cuando no vemos a Lamed (aprendizaje) dentro de él, y éste es el acto voluntario de sufrir, con lo cual rechazamos la Luz que está oculta detrás de todo. Al rechazar la Luz, en cualquiera de sus formas, estamos cerrando nuestra vida al amor, la salud, el dinero, etc.

Para entender un poco más a esta letra, analicemos someramente el arcano del Tarot de Marsella que le corresponde: El colgado. La posición del hombre con la cabeza hacia abajo, nos habla del objetivo que persigue Lamed: hacer que el intelecto Divino descienda al mundo material. Por eso, los ojos del personaje están bien abiertos (en el Árbol de la Vida, los ojos representan a Jojmah, de allí que corregir nuestra percepción, a través de la sabiduría, es el objetivo principal de esta letra). Además, vemos dos columnas (derecha e izquierda), y al personaje en el medio. Esto simboliza las tres columnas en las que se posa nuestro cuerpo de energía, y es por eso que, en el Árbol de la vida, esto se representa con el pilar derecho (columna de misericordia), pilar izquierdo (columna de fuerza y rigor) y  pilar del medio (equilibrio y perfección).


Vemos que el personaje de la carta está atado por el pie izquierdo, lo que representa al estado de percepción en el que nos colocamos cuando despertamos a nuestra realidad espiritual, el cual nos revela que estamos viviendo a la inversa de como deberíamos vivir, y que el mundo está construido sobre bases muy débiles y que nuestra “realidad” es producto de hipnotismo colectivo. Este aprendizaje de Lamed tiene dos vías; por eso, la pierna izquierda (que representa el rigor) está atada, es decir, que si decidimos corregir nuestra percepción a través de “golpes”, estaremos sometidos a las Leyes de causa y efecto. Si, por el contrario, decidimos fluir con la energía (la pierna derecha libre, que representa la misericordia), nuestra percepción se corregirá armoniosamente, a través del estudio y la meditación. Recordemos que este pilar de la derecha está encabezado por Jojmah (la sabiduría); por ello, sabemos que alcanzarla es el camino para “halar” la misericordia hacia nuestro mundo.


Otro punto importante en esta carta, lo vemos en que el personaje cruza las piernas formando un 4 invertido. Recordemos que el 4 representa la Dalet, la esencia de los 4 elementos de nuestro mundo, así como el dolor de Dios por la pobreza del mundo (no sólo económica, sino la carencia de Luz en todos los aspectos de nuestra vida). El hecho de que esté invertido nos indica que la vasija está dando: el hombre debe compartir lo que recibe, debe invertir su propia  vasija para derramar lo que recibe (sabiduría, dinero, amor, salud, etc.) en Maljut. Por eso, a esta letra se le atribuye el atributo del servicio desinteresado. La riqueza (en el amor, el dinero, la salud, la familia, los amigos, etc.) sólo puede descender a este mundo por medio de la Luz.


Por otra parte, podemos observar que las manos del personaje de la carta, están atadas. Éstas representan el deseo de dar y de recibir (Jésed y Guevurá, quienes son las dos emanaciones bases de las emociones). El hecho de tenerlas atadas, nos indica que están bajo control, que están sometidas a los intelectos superiores.  Recordemos que la cabeza representa a Keter, Jojmah y Binah (el hecho de que la cabeza ocupe el puesto de Maljut, significa que la actividad de Lamed permite que esta tríada superior descienda al mundo, y que las emociones no sean un obstáculo). Por eso, cuando Lamed está bloqueada nos sentimos estancados, paralizados.

Lamed ל es la letra final de la palabra con la que termina la Torah: Israel ישראל. Esta palabra, en la Biblia, no se refiere a un pueblo ni a un país, y aparece por primera vez en la Torah cuando el ángel de la muerte (el oponente) bendice a Yacob. Después de una larga noche de lucha, Yacob venció al ángel de la muerte y este quería retirarse. Como Yacob lo había dominado, le dijo que no lo dejaría ir si antes no lo bendecía, y  el ángel de la muerte lo bendijo diciéndole: “de ahora en adelante te llamarás Israel”. Hay que saber que Jacob, después que recibió la bendición de su padre, se internó y estuvo sin dormir aprendiendo Kabalah por muchos años, y cuando salió para vivir de acuerdo a su enseñanza, se encontró que tenía que luchar con su oponente. El hecho de persistir y ganar esta batalla le dio el estatus de Israel ישראל, que viene de la palabra Li Rosh (la cabeza), refiriéndose a la cabeza de la vasija original, que es el Yo superior de todos nosotros (el Adam Kadmon). Por lo tanto, Israel representa a las almas que despiertan esa Luz en su interior (corazón) y que la quieren elevar hacia la cabeza (Jojmah y Binah). 


Todos los que deseamos adherirnos a la Luz somos Israel, y esta Luz es misericordia pura.  Por eso es que la Torah comienza con la Bet y termina con la Lamed ל, sintetizando, de manera implícita, que el propósito de la creación es llevarnos a la corrección a través del aprendizaje misericordioso.


 

Para eso se nos dio la Torah, para enseñarnos (Lamed ל) a expresar la misericordia (Bet ב) en este mundo. El hecho de que Israel sea la palabra final de la Torah (que es el método de corrección del hombre), nos indica que el objetivo de esta corrección es convertirnos en la cabeza espiritual (Israel  ישראל) del mundo.

 

Shalom para todos.

 

Maciel 

Meditación práctica


Primeramente, se recomienda dibujar la letra (usa la imagen que está en el inicio, en blanco y negro). Luego, observarla de 3 a 5 minutos, cerrar los ojos y visualizarla  frente al tercer ojo. Seguidamente, se lleva la letra a la glándula pineal (en el centro de nuestro cerebro). Por último, se visualiza en el cerebelo (ubicado en la base de nuestra cabeza, en donde se conecta la columna con el cerebro). Para mayor claridad, observa la siguiente imagen, donde está señalada la ubicación de la glándula pineal y el cerebelo en nuestro cerebro.


 

La anterior instrucción también puedes escucharla en el audio (formato mp3) que te brindamos seguidamente. Recuerda que estas instrucciones son generales, y, por tanto, debes seguirlas para cuando inicies la meditación con cualquiera de las letras hebreas. 

 

Descarga
INSTRUCCIÓN GENERAL.mp3
Archivo de audio MP3 724.5 KB

 

Una vez que hayas realizado la práctica anterior de visualización, escucha la siguiente meditación, que está construida para que te conectes, de forma específica, con el Elohim Limud, Lámed. 


Descarga
MEDITACIÓN LAMED.mp3
Archivo de audio MP3 4.9 MB

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Daily Herrera (jueves, 19 mayo 2016 10:07)

    Las meditacion Lamed es hermosa...Gracias Maciel..!!!

  • #2

    Maciel Karug (jueves, 19 mayo 2016 12:25)

    Es mi gusto servir Daily, gracias por dejar tu comentario.

Kabalah Renovada 2015

 

kabalahrenovada@gmail.com