Elohim Nora, Nun



Nun es la letra que ocupa el puesto número 14 dentro del alfabeto hebreo, y su guematria es 50. La Nun tiene dos maneras de representarse: la letra Nun corriente נ y la final ן, que tiene guematria de 700. Si hago esta distinción es porque en su grafía se guardan secretos importantes. Nun representa la unión de las tres sefiroth de la cabeza (Keter, Jojmah y Binah), y la sefirá de Yesod, a través de la columna vertebral. Sin embargo, cuando una palabra termina con Nun, entonces lo que se utiliza es la Nun final, simbolizando que esta energía desciende hasta Maljut. Por eso, su guematria es 700, simbolizando las 6 esferas de los estados emocionales unidas a Maljut (el mundo físico), lo cual hace un total de 7 esferas. 


 

El Zohar dice, sobre esta letra, que se presentó ante Dios para que Él se sirviera de ella para la creación del mundo, diciendo: "Sería bueno crear al mundo conmigo, ya que Nora Tehilot (grandes alabanzas) se escribe conmigo, así como la alabanza de los justos". Aquí hago un paréntesis porque hay una enseñanza kabalística detrás de este texto. Evidentemente, ya sabemos que Dios rechazó a la letra Nun para crear al mundo, puesto que éste fue creado con Bet (misericordia), pero lo que aquí está codificado es que, para Dios, la propuesta de grandes alabanzas no es interesante. Dios no necesita ser alabado. En la Kabalah no hay ninguna instrucción de alabar a Dios. Todas las oraciones que recitamos y las meditaciones que hacemos, son para que nos podamos conectar a Él, y por eso guardan Nombres Divinos que son códigos que buscan la reconexión con la Luz de Dios. Es más, a Él no le interesa cómo tú estás, ni tus problemas, porque para Él ya estamos corregidos. La película en cámara lenta es para nosotros, pero para la Luz, la Creación ya está unificada. Por eso, Dios está contento siempre, aun cuando tengas problemas, carencias, enfermedades, etc. Lo que Dios ve es que ese problema o enfermedad que tienes es el medio que te va a llevar al final feliz de la película, y deja que cada quien desarrolle su drama como le parezca mejor (por eso creemos que la vida es injusta). Mucha gente duda de la existencia de un Dios y, más aún, de que éste sea misericordioso, porque creemos que Él, con toda su magia, tiene que andar recogiendo los trapos sucios de sus hijos. Nosotros destruimos nuestra vida, a los otros y al planeta, y, aun así, nos quejamos de la injusticia del mundo. ¿Qué más misericordia puede tener un padre que le deja hacer a su hijo lo que le da la gana?

 

 

Cuando una persona está educando a sus  hijos, les dice mil veces qué es lo que tienen que hacer, y raramente escuchan. Luego, cuando el golpe llega, y adviene la mala experiencia que el padre tanto advirtió, alguien tiene que tener la culpa. Entonces, los padres son los culpables de sus males; son ellos quienes cargan con el resentimiento de los hijos. Yo misma culpo a mi madre de no haber sido más estricta conmigo (quizás, porque creo que eso me hubiese ahorrado sufrimiento). Pues bien, con Dios se repite esta misma historia: Él  nos dice, a través de la Kabalah, cómo debemos vivir y  lo que tenemos que hacer para evitarnos sufrimientos, y la humanidad, por una u otra razón, no escucha, pero como alguien tiene que tener la culpa de lo que nos pasa, pues renegamos de Dios y nos “separamos” de Él.

 

 

Aunque esta película de la creación siempre tiene un final feliz, lo extraordinario es que se desarrolla en diferentes escenarios. Como nuestra percepción es lineal, esto no es fácil de comprender. En pocas palabras, lo que quiero decir es que el final de la película ya está escrito, lo que no está escrito es el camino que te va a llevar hacia ese final. Por ejemplo, si tú naciste con una tendencia a ser agresivo, tienes varios escenarios para corregirte. Sin embargo, todos ellos te van a  conducir a liberar ese cúmulo energético de tu cuerpo emocional, y una vez liberado en ese aspecto, llegaste al final feliz de la película en ese aspecto de tu vida.

 

 

Además de comprender que no es por Dios que tienes que rezar y meditar, y que nadie te va a castigar si no lo haces, hay un segundo secreto que revelar aquí: la alegría. Si se nos enseña que Dios está alegre ante los problemas que tenemos,  es para que seamos semejantes a Él. Es decir, que el principal enemigo de  la Luz es la tristeza y todas sus expresiones (el mal humor, la depresión, etc.). Este es el factor fundamental que nos conecta con carencias, porque es como si nos metiera en un cuarto oscuro, sin ventanas ni puertas, en donde no entra ni  un minúsculo rayo de luz. La vida, la abundancia, la salud y el amor, vienen a nosotros cuando aspiramos  y absorbemos Luz. Estar alegre es tener las ventanas y puertas abiertas, en disposición para recibir todo lo que llega, porque tienes la certeza que está llegando; es montarse en la máquina del tiempo hacia el futuro y proyectarse en el final feliz de la película. Por eso, cuando recordamos cosas vergonzosas o difíciles que vivimos en el pasado, nos reímos. Pues bien, la moraleja de este conocimento es no perder el optimismo bajo ninguna cirscunstancia, eso es lo que tenemos que hacer ante la dificultad. Yo no digo que sea fácil hacer esto… Hay que tener una gran confianza en la vida, pero  ese el trabajo.

 

 

El Zohar también nos enseña que la letra Nun encabeza la palabra Nefila (caída); por eso, esta letra no fue digna de ser la base del mundo. La caída es el puente roto entre el Mundo de la Creación y el Mundo de Atzilut, y esto te crea la percepción de que eres un individuo separado del resto de la humanidad. Es la percepción de tu visión egoísta, de que hay bien o mal. En fin, todo es cuestión de como percibimos al mundo. Por eso, debemos desconfiar de lo que nos dicen nuestros cinco sentidos (porque percibimos nuestra la vida a través de ellos). ¿Cuántas veces no se presentan grandes malestares porque escuchastes cosas o vistes algo que sólo fue producto de tu percepción errada?   Si cada vez que  percibes algo que te hace sentir mal, te das cuenta que lo que estás viendo es sólo un reflejo de lo que tú tienes por dentro y no de la realidad, serás más feliz, porque dejarás de ver rechazo en el otro, perderás menos tiempo (porque en lugar de rondar en el resentimiento, te ocuparás de liberar ese problema emocional interior), y aumentarás de frecuencia vibratoria, procurando una vida más armoniosa, puesto que, al vencer cada desafío, subes de nivel vibratorio.

 

Nun quiere decir, literalmente, pez, y éste nada, simbólicamente, en las aguas de Mem (la letra que vimos la semana pasada). Si Mem es la matriz cósmica, Nun nos representa a nosotros (el germen que se gesta en la creación). Por eso, su forma pensamiento se utiliza para modificar nuestra estructura emocional (el agua está asociada a las emociones).


El hecho de que la columna sea todo el sostén del cuerpo humano, nos enseña que Nun es la letra que nos sostiene. Ella representa al “hilo” que está permanentemente conectado a la creación, por donde todo fluye. Por ejemplo, si en un trabajo tenemos que hablar mal, criticar o perjudicar a otra persona para ascender de puesto, ese trabajo corta la energía de sustento que lo une a la Luz. Por tal motivo, la grafía de Nun es una Yud que nace arriba y que desciende abajo, a Yesod, en donde se gerencia el dinero, la salud y el amor. Si esta Yud (que es la rueda de la fortuna) se detiene, se corta el sustento, y el dolor pasa a dominar el escenario de esta persona. 

La carta del Tarot de Marsella que corresponde a esta letra es La templanza. No me voy a extender mucho en esto, porque yo utilizo el tarot para explicar el contenido de la letra, y aquí ya está ampliamente comentado. Sólo quiero agregar que en esta carta (que representa también al mes de Virgo), vemos a una mujer que tiene alas. Esto nos habla de la capacidad de volar, (elemento aire, pensamientos Divinos). Además, está representando la pureza angelical, lo cual nos enseña que esta letra, aparte de ayudarnos a depurarnos de las emociones negativas (fuerzas impuras), nos conecta con las esferas del intelecto.


La mujer de la carta tiene dos jarras: la derecha vierte agua sobre la izquierda. Esta purificación, por tanto, se hace vertiendo misericordia (el agua que sale de la jarra derecha) hacia Guevurá, que representa el deseo  de recibir sólo para sí mismo, sin importar lo que le suceda a los demás.

Esta carta nos enseña que Nun nos aporta, como atributo, la capacidad de tomar el control de nuestra corrección. Poner un punto final al sufrimiento, sabiendo que aun cuando cualquier cosa suceda, en apariencia difícil, la misericordia siempre se “vierte” sobre esa situación cuando eres tú quien tiene el control en tus manos. El Sol no deja de brillar nunca; es una “bola de fuego” que emana luz. Nosotros, por la posición de la Tierra y sus movimientos, conocemos el día y la noche, el frío y el calor, la sombra y la luz. Por eso, lo que sucede nunca es ausencia de Luz, es la percepción que tenemos de ella (dependiendo del sitio, de la forma y del momento en que la percibes). El hecho de que en la noche no percibamos la luz del Sol, no quiere decir que no esté allí, en su mismo sitio, irradiando luz. Así es la misericordia Divina: ella está siempre allí, ya sea de noche o día, y sólo se trata de tomarla y verterla. ¿El secreto? Compartir, dar a los otros,  dar todo lo que puedas dar, cada día y cada vez que tengas la oportunidad. Sin embargo, así mismo como damos, también tenemos que aprender a recibir, porque el canal está abierto tanto de abajo hacia arriba como de arriba hacia abajo.

 

Hace muchos años, les propuse a unos alumnos hacer un ejercicio que recomiendo ampliamente para desarrollar esa confianza de la que he hablado anteriormente. Toma un día y sal a la calle sin dinero. Pasa tu día movilizándote sin dinero y pide ayuda en la primera oportunidad que se te presente, para poder pasar tu día sintiendo la bondad de la Divinidad. En aquel entonces, y como resultado de este ejercicio, surgieron cosas muy interesantes: gente que fue incapaz de hacerlo; una persona tomó taxi, comió y pasó su día alegre y maravillosamente bien sin dinero, sorprendida de la generosidad del Universo… Pero nunca olvidaré a una amiga muy querida, quien salió de su casa ese día con este propósito. Ella necesitaba tomar el  metro, y como no tenia dinero, estaba esperando en la entrada de la estación la oportunidad que la vida le ofrecería. En ese momento, ¿quién apareció? Yo. La saludé, le pregunté qué hacia allí, y no me contó que era el día de hacer su ejercicio. Conversamos un ratito y luego yo seguí mi camino. Ella no se atrevió a pedirme ayuda porque en su percepción, recibir ayuda de mí era muy fácil. Para mi amiga, las cosas no podían ser tan fáciles. Ella igual consiguió ayuda de otra manera, pero la forma fácil la dejó pasar. Evidentemente, cuando nos reunimos para sacar las conclusiones sobre esta experiencia, además de reírnos mucho, el aprendizaje fue extraordinario para ambas. Pero si cuento esta historia es para que nos demos cuenta que muchas veces damos fácilmente, pero cuando nos toca recibir, no sabemos hacerlo, porque recibir fácilmente no es un hábito para nosotros. Aprendamos a recibir y a dar con amor, con armonía y fácilmente, porque éste es el mejor regalo que Nun nos aporta.

 

Dedicado con Amor a mi amiga Emilia…

  

Les deseo feliz semana a todos, y les brindo la siguiente imagen que está estrechamente vinculada a la meditación de Nun. Escúchenla y comprenderán por qué...

 


Meditación práctica


Primeramente, se recomienda dibujar la letra (usa la imagen que está en el inicio, en blanco y negro). Luego, observarla de 3 a 5 minutos, cerrar los ojos y visualizarla  frente al tercer ojo. Seguidamente, se lleva la letra a la glándula pineal (en el centro de nuestro cerebro). Por último, se visualiza en el cerebelo (ubicado en la base de nuestra cabeza, en donde se conecta la columna con el cerebro). Para mayor claridad, observa la siguiente imagen, donde está señalada la ubicación de la glándula pineal y el cerebelo en nuestro cerebro.



La anterior instrucción también puedes escucharla en el audio (formato mp3) que te brindamos seguidamente. Recuerda que estas instrucciones son generales, y, por tanto, debes seguirlas para cuando inicies la meditación con cualquiera de las letras hebreas. 


Descarga
INSTRUCCIÓN GENERAL.mp3
Archivo de audio MP3 724.5 KB


Una vez que hayas realizado la práctica anterior de visualización, escucha la siguiente meditación, que está construida para que te conectes, de forma específica, con el Elohim Nora, Nun.


Descarga
MEDITACIÓN NUN.mp3
Archivo de audio MP3 7.5 MB

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    gamez512 (viernes, 29 julio 2016 09:13)

    Gracias por todo el aprendizaje que nos brindas en está página, para mi ha sido conseguir un tesoro en Internet, apenas estoy comenzando pero cada día le dedico al menos 1 hora a las lecturas, audios etc... Voy siguiendo el orden y ayer comencé con Alef, sin embargo, anoche soñe con NUN y cosa rara en mi recordé el sueño como algo muy vivido el sonido NUN retumbando en mi mente, por eso hoy me salte hasta acá y por supuesto el aprendizaje quizá era necesario en este momento de mi vida. Ya retomare el orden correcto de aprendizaje.

    Nuevamente muchas gracias por la oportunidad de aprender.

  • #2

    Maciel Karug (viernes, 29 julio 2016 09:47)

    Hola Gamez 512, gracias por dejar tu comentario. Te recomiendo qu etengas una libreta en tu mano para anotar tus sueños porque cuando comienzas a estudiar, ellos siempre guardan un mensaje para ti. Un abrazo

Kabalah Renovada 2015

 

kabalahrenovada@gmail.com