Elohim Tejinah, Tav



Queridos amigos, llegamos al final del estudio de las letras hebreas. Desde Alef א hasta la Tav ת, hemos vivido grandes experiencias, que nos han dejado importantes aprendizajes. Durante estas 22 semanas, vivenciando cada una de las letras hebreas, hemos podido ampliar la visión sobre la creación (personalmente, no deja de maravillarme la perfección del sistema). Es imposible decir que entendemos a esa fuerza a la que hemos puesto por nombre Dios, pero lo que sí hemos comprendido es que esa fuerza es un sistema simple y supremamente amoroso. En estas 22 semanas comprendimos que Dios se creó a sí mismo, manifestándose en el universo visible, en esta dimensión física. La piedra, la flor, el árbol, el perro, el gato, la Tierra, la Luna, los astros, y, sobre todo, el hombre, constituyen esa fuerza única tomando diferentes formas, manifestada en diferentes velocidades vibratorias.



Sin embargo, por encima de este nivel físico, hay otros planos que nos sostienen. Existen inteligencias "extraterrestres" que nos guían, y éstas no son, necesariamente, personitas verdes. Cada letra hebrea es una de estas entidades; cada mundo fuera de la Tierra es un gran gerente extraterrestre incorpóreo, pero todos, absolutamente todos, obedecen a un único patrón, un punto llamado Zohar. Sólo pensar en el hecho de que ese punto está al origen del vasto universo, pero que es sólo un 1% de esa fuerza única, simple e inmensurable, me conmueve profundamente.


Yo estoy lejos de ser una escritora profesional. Podríamos decir que escribo con el corazón y por una necesidad de expresar gratitud por tanta sabiduría que la Kabalah me ha aportado. Por eso, agradezco infinitamente  a todas las personas que nos han seguido durante estas 22 semanas, y, sobre todo, al equipo de colaboradores de Kabalah Renovada. Mi solo deseo es que las bendiciones se derramen sobre cada uno y juntos mejoremos la conciencia de la raza humana. Seguiremos trabajando semanalmente en el estudio del Zohar con el sincero deseo de poder aportar una pequeña luz al mundo. Espero encontrarlos allí.

Dicho esto, comencemos con la última letra del alfabeto hebreo: Tav ת.

Esta letra ocupa el puesto número 22 y su guematria es 400. Tav ת, al igual que la letra Shin ש, es denominada sello de la Creación. Su nombre es la marca o signo, tal y como una marca de zapatos o de ropa. Tav תes la marca de la creación, que garantiza la calidad de la misma, es decir, que cada cosa creada tiene este signo o sello como etiqueta. Tav ת es el objetivo de la creación y la totalidad de las cosas creadas. Tav ת es el resumen de todo en todo. Es como un empresario que crea su marca y desea que todo lo que sale de su empresa posea su sello. Igual sucede con la creación: todo lo que sale de la Luz posee la Tav ת  como una garantía de que el sistema llegará a su buen término.

 

Las 3 últimas letras del alfabeto hebreo forman la palabra Rishet רשת, que significa cercado, envuelto o estructurado, para indicarnos que con ellas (y sobre todo con la  Tav, que es la última), queda finalizada la creación de la idea Divina.

 

El nombre de la letra Tav ת significa Verdad y esta palabra, en hebreo, es Emet אמת(verdad), la cual encierra un revelador contenido.  Como podemos observar, ella está escrita con la primera letra  del alfabeto hebreo (Alef), con la letra media (Mem) y con la letra final (Tav). Cuando, en hebreo, vemos una palabra que comienza con la letra Alef א y finaliza con la Tav ת, se nos está diciendo que la misma contiene toda la estructura del sistema (desde Atziluth hasta Assiah) en su interior. El hecho de que Mem (40) esté en el medio, significa que  toda esta estructura pasa por este número 40, que son los 40 niveles de los cuales ya hemos hablado antes. Ellos son el pasaje o puente para ir desde la Luz, del punto que le da inicio a toda la creación, hasta llegar a la manifestación, y allí está contenida toda la verdad. Cuando pronunciamos la palabra Emet אמת en una oración, como en la versión completa de Shema שמע, en ese instante estamos produciendo la interconexión entre los 4 mundos con sus 40 sefirot; estamos haciendo descender toda la Luz   infinita, unificando todo lo que está a su paso. Por eso, en kabalah se enseña que la Shema שמע es el Yijudim (sistema de unificación) más poderoso del mundo.

En el Zohar está escrito que el camino de corrección del hombre es alcanzar el atributo de la Verdad. Por tal razón, la letra Tav ת  se propuso para que el mundo fuera creado con ella. Con sus atributos, el hombre puede analizar plenamente el bien y el mal, y tener la capacidad de rechazar sus propios deseos impuros. El problema que Dios vio con esto, es que estos deseos impuros del hombre representan su fuerza. Dios rechazó a la Tav ת porque a la fuerza hay que domarla y transformarla, no rechazarla. Sin ella, no existe la vida, porque esta fuerza es la misma que utiliza la naturaleza para que, a partir de un espermatozoide que fecunda un óvulo, se geste la vida. La fuerza que se requiere para que de una semilla se forma un ser humano, o un árbol lleno de frutas, es descomunal. Sólo para eso existe el deseo de recibir para sí mismo, para poder tomar la fuerza que necesitamos para realizar la Obra Divina. El inconveniente surge cuando ese deseo de recibir para sí mismo se convierte en egoísmo, cuando queremos todo para nosotros y no queremos compartir esa fuerza. Si hay algo que es abundante en este mundo es esa fuerza, así que hay para todos y de sobra.

 


 

Sobre un uso que debemos darle a la fuerza, el Zohar dice: El creador sólo está cerca de aquellos que le piden ayuda sinceramenteÚnicamente con Su ayuda podemos lograr la corrección y la elevación espiritual. Sin embargo, dicha ayuda llega solamente a aquellos cuya petición es genuina. En cuanto el hombre puede implorar al Creador y pedir Su ayuda con todas sus fuerzas, ella será recibida de inmediato. Si no recibe una respuesta del Creador, es señal de que su súplica aún es incompleta, de que todavía no ha comprendido su naturaleza egoísta en toda su extensión.


La Kabalah nos enseña que a Dios no se le pide, se le toma. La Luz  es la materia prima para construir todo lo que existe. ¿De qué se trata, entonces, esto de pedir con todas sus fuerzas? La Luz desciende desde Keter a Jojmah, de allí a Binah y de ésta a Jésed. Sin embargo, esta Luz no se reposa en Jésed porque Guevurá (la fuerza) es como la más potente aspiradora, encendida permanentemente. Por esta razón, el camino de la derecha está casi siempre inactivo. El Árbol está hecho para que Jésed comparta con Guevurá, pero no para que Jesed se quede vacio, este sendero debe quedar fluyendo reciprocamente para la luz tambien surja  de Jésed, haciéndola descender por el camino de la derecha (el pilar de la misericordia). Este es un canal que debe permanecer abierto para que la Luz circule y llene ambas sefirot. Si Guevurá toma todo para ella, Jésed se queda sin luz, y el pilar de la derecha permanece ensombrecido, no se enciende. Pedir con todas sus fuerzas es usar la misma fuerza de Guevurá para oponerse a ella, a esa aspiradora, obligándola a compartir  la Luz para que ésta también descienda por Jésed. Cuando este equilibrio existe, entonces se forma Tiféret, y esta es la respuesta del Creador de la cual el texto nos habla (el resultado inmediato en forma de beneficencia Divina).

Para entender mejor lo que es Tav ת, debemos primero saber que, como ya lo hemos dicho antes, existe un sistema ABYA (Atziluth, Briah, Yetzirah y Asiah) puro, y, frente a éste, hay un sistema ABYA impuro. Nosotros estamos por debajo de estos dos sistemas espirituales y somos llamado sistema egoísta; por lo tanto, somos considerados impuros. Aquí hago un paréntesis, porque estos términos, puro e impuro, son profundos, pues son códigos del Zohar, y no tienen nada que ver con dogmatismos ni fuerzas demoníacas. Lo puro es lo altruista y lo impuro es lo egoísta. Este mundo es santo, es Dios hecho materia, pero somos como un bebé en pañales, que sólo tiene hambre de satisfacerse a si mismo. Un bebé no piensa en dejar un poquito de su biberón para compartir con el otro, sino que extrae toda leche hasta que sale la última gota, y, aunque esté saciado, queda todavía mamando. Sólo cuando el bebé se vuelve  adulto y madura, toma consciencia del otro y siente empatía, es decir, desarrolla la capacidad de sentir alegría o dolor por el semejante. Para que lo tengamos más claro y entendamos lo que es el egoísmo de un bebé, imaginemos que, por alguna razón, éste pierde a sus padres. Este infante no llorará por ello, porque su consciencia no le permite saber lo que está pasando. Sin embargo, sí va a llorar cuando no tenga nadie que le dé su alimento, o lo arrulle para dormirse. Así, querido amigo, es el estado de inmadurez de la consciencia colectiva, pero ya es hora de desarrollarse. Por eso, al sentir deseo de lo espiritual, decimos que estamos creciendo espiritualmente (y es cierto), porque no hay otra vía de crecimiento. Es por esto que se nos enseña que el trabajo espiritual se puede resumir en madurar emociones e intelecto.


Cuando, con ayuda de la sabiduría, el hombre  supera el nivel de egoísmo de nuestro mundo, es cuando accede al primer nivel del mundo puro (Asiah). Es allí cuando somos tentados por las fuerzas egoístas del mundo de Asiah que está en frente, para que le demos esa Luz que ganamos por derecho y que nos permitió entrar en el Asiah puro. La imagen que me viene para entender esto mejor, es la siguiente: yo traigo en mi mano una bolsa de oro y tomo un camino para ir a mi casa a guardarla, pero en ese camino hay un ladrón que me la arrebata de las manos, y es luego que me entero que este ladrón está siempre allí.  Por mi ignorancia,  este ladrón me roba la primera vez, pero cuando yo sé que él está  esperándome, tomo las medidas preventivas para no dejarme robar mi tesoro. Por eso, con cada experiencia debemos extraer el mejor aprendizaje posible de una vez (este es nuestro tesoro), porque es la Luz detrás de los problemas. En cambio, si no aprendemos, repetimos la experiencia una y otra vez, y esto es como si todos los dias nos olvidaramos que hay un ladron en ese camino y por eso todos los dias lo tomámos. ¿No es tonto?

 



Pues bien, querido amigo, esa Luz de altruísmo, que ganamos por vencer el deseo egoísta de nuestro mundo, es nuestro primer tesoro. Luego, entramos en Asiah puro, y allí tenemos que utilizar la astucia y experiencia que hemos adquirido para defender esa Luz que obtuvimos por mérito propio. Lo que es mejor aún: una vez que estamos sólidos en el sistema de Asiah puro, nuestro trabajo consiste en rescatar todo los tesoros que nos fueron robados por ignorancia, y que están depositados en el banco de los mundos impuros. Luego que hemos rescatado toda nuestra Luz, comenzamos a rescatar la Luz colectiva (la Luz que otros han depositado allí), y es esto lo que nos convierte en justos (Tzadik). Es por ello que sólo es necesario un Tzadik para sostener y corregir al  mundo. Cada chispa de Luz que rescatamos es la llave que nos abre las puertas de los niveles espirituales. Todo este proceso es lo que se sintetiza dentro de la Tav.

Para concluir, utilicemos el Tarot de Marsella. A Tav ת le corresponde la carta del El Mundo. Esta carta nos habla de el hombre y su  alma en estado de total corrección, en completo equilibrio y encerrada en un marco, en una estructura férrea, atada arriba y abajo, por donde nada se escapa. En este punto, es importante destacar que el Zohar dice que, en un principio, la pierna izquierda de la letra Tav ת descendía por debajo de la línea de escritura, es decir, que descendía hasta nuestro mundo impuro. Esta característica de la Tav ת le permitía a las fuerzas impuras estar muy estrechamente conectadas con las puras. Por tal motivo, Dios rompió esta conexión e hizo que la pierna izquierda volviera hacia arriba, hasta el nivel de la línea de escritura, dándole al hombre la oportunidad de abandonar, en cualquier momento, el egoísmo, y adherirse a la pureza que está representada en la pierna derecha, que desciende hasta la línea de la escritura. De este modo, Tav ת se convierte en una estructura férrea que bordea a toda la creación dentro de un marco estructurado.

 


Otro punto interesante de la carta, es que 3 de los representantes de los 4 elementos tienen una aureola que los rodea, salvo el toro, que tiene el mismo color que el personaje central de la carta, simbolizando con esto el estado inmaduro del que hemos hablado anteriormente. El personaje central de la carta simboliza a la Vesica Piscis (la imagen perfecta de Maljut), por eso esta rodeada de esta mandorla. Este aro que envuelve a la figura central de la carta, es producto de la intersección de dos círculos del mismo radio, quienes representan lo masculino y femenino. Por eso, esta carta nos habla del final de la evolución del hombre, quien  transformó su instinto animal( el toro) en un ángel. El hecho de que este personaje esté desnudo, nos indica el estado de pureza que ha alcanzado, pero tal estado es por la actividad de la derecha, y por eso, el lienzo que tiene, cae desde la derecha hacia la izquierda.

En fin, querido amigo, a estas alturas te estarás preguntando cómo hacer para que la derecha se ilumine en tu Árbol, y la respuesta es simple: sé como la Luz אור. Ella es simple, dadivosa, respetuosa, bondadosa y amorosa. Si ante cada situación de tu vida te preguntas cómo reaccionaría la Luz, estás pidiendo la ayuda sincera del Creador y la respuesta te llegará de inmediato. Reconozco que como tenemos la consciencia de un bebé, muchas veces esto no es fácil. Por eso, la otra manera de hacerlo, y no por ello menos importante, es extraer la Luz de la Torah, que es la Luz de la misericordia (por eso comienza con la Bet). La única manera de hacerlo es a través del Zohar, porque cualquier otro nivel de la Torah está incompleto sin el nivel secreto. Para este fin, todas las semanas encontrarás un resumen de la parashá que corresponde al momento cósmico que estamos viviendo. Con cada lectura del Zohar estás haciendo descender la Luz por la derecha.

Personalmente, creo que cualquier técnica espiritual está incompleta sin el estudio de la Kabalah, pero esto es una opinión muy personal. En mis años de experiencia dentro del crecimiento espiritual, he conocido a mucha gente y muchas técnicas, y siempre hay un sinsabor amargo, porque los aprendizajes son dolorosos. Esto produce contradicción, porque si hago todo lo que hago ¿por qué sufro? ¿por qué no logro todo lo que me es prometido (una mejor vida)? Al entender Tav ת, nos podemos dar cuenta que la respuesta a esto no es que las otras técnicas espirituales no sirvan, sino que, sin la Luz de Jésed, el camino que toma la Luz es Guevurá (la fuerza). Este pilar izquierdo es el juicio y las Leyes de causa y efecto, y, cuando hay desequilibrio, no hay Tiféret, y la Luz llega a este mundo a través del pilar del rigor. Como estamos llenos de basura kármica, ésta tiene que salir. Ni que queramos, podemos impedir a la Luz entrar a nuestra vasija. Por eso, la basura tiene que salir por las buenas (derecha o misericordia) o con dolor, que también es a las buenas, solo que le duele al cuerpo y por eso lo vemos malo (izquierda y rigor).


Les deseo a todos  una vida "como una rosa entre las espinas".



Maciel Karug


Meditación práctica


Primeramente, se recomienda dibujar la letra (usa la imagen que está en el inicio, en blanco y negro). Luego, observarla de 3 a 5 minutos, cerrar los ojos y visualizarla  frente al tercer ojo. Seguidamente, se lleva la letra a la glándula pineal (en el centro de nuestro cerebro). Por último, se visualiza en el cerebelo (ubicado en la base de nuestra cabeza, en donde se conecta la columna con el cerebro). Para mayor claridad, observa la siguiente imagen, donde está señalada la ubicación de la glándula pineal y el cerebelo en nuestro cerebro.



La anterior instrucción también puedes escucharla en el audio (formato mp3) que te brindamos seguidamente. Recuerda que estas instrucciones son generales, y, por tanto, debes seguirlas cuando inicies la meditación con cualquiera de las letras hebreas.


Descarga
INSTRUCCIÓN GENERAL.mp3
Archivo de audio MP3 724.5 KB

Una vez que hayas realizado la práctica anterior de visualización, escucha la siguiente meditación, que está construida para que te conectes, de forma específica, con el Elohim Tejinah, Tav.

Descarga
Meditación Tav.mp3
Archivo de audio MP3 5.8 MB

Escribir comentario

Comentarios: 5
  • #1

    Jose R (viernes, 09 septiembre 2016 20:46)

    Hola Maciel .
    Como puedo transformar y domar la fuerza? Y no rechazarla ? No entiendo muy bien esa parte.

  • #2

    Maciel Karug (viernes, 09 septiembre 2016 23:51)

    La fuerza nos viene de guevura y es consecuencia de como administramos nuestra energia vital. Pelear, hacer acciones que desmejoran a los otros, todas las emociones desbocadas minimizan nuestar fuerza. El estudio de la kabalah sirve para atraer a las las fuerzas puras y transformar a las impuras. En su defecto el auto control emocional tambien domina la fuerza. Un abrazo

  • #3

    Jose R (sábado, 10 septiembre 2016 10:23)

    Muchas gracias Maciel. Entendí mejor. Un abrazo

  • #4

    Bonnie (martes, 27 septiembre 2016 21:45)

    Gracias por lo que estáis haciendo. Me ha venido como ampliación a una meditación que realicé el día de ayer, en la cual recibí a la letra Tav y aunque parezca increíble, también los símbolos de la vesica piscis y muchas otras cosas. Ahora todo ha quedado claro como agua de manantial. Seguiré leyendo todos los artículos. Soy estudiante. Shalom.

  • #5

    yosoyluz.luth@gmail.com (jueves, 12 enero 2017 10:42)

    Mil gracias por compartir tu lux con la humanidad, hermoso trabajo.
    Namaste

Kabalah Renovada 2015

 

kabalahrenovada@gmail.com