Elohim Tahor, Tet



Elohim Tahor ocupa la posición número 9 en el alfabeto hebreo y su guematría es también 9. Cuando vemos esta letra, lo primero que nos viene al pensamiento es una vasija, un contenedor de Luz, y es que, efectivamente, eso es lo que representa. ¿Cómo sabemos que lo que almacena es Luz? Su numerología, en todas las filosofías espirituales,  significa conexión Divina, porque el 9 representa  el final del camino y, al mismo tiempo, es el inicio de un nivel más elevado, el que nos lleva al  décimo nivel, que es volver al inicio, pero en una dimensión superior. 


 

Estos 9 pasos de las primeras 9 letras hebreas, marcan la vida en periodo de gestación (ya sabemos que un bebé se gesta en 9 meses), pero aquí no hablo de la vida solamente física, sino también de la metafísica.

 

El Zohar nos explica que Tet ט se presentó al Creador para pedirle que la utilizara para crear el mundo, porque con ella comienza la palabra Tov טוב  (bueno, bondad), y Dios le respondió que no crearía al mundo con ella, porque su bondad está oculta en su interior y no es visible. Este punto es fundamental para la comprensión de todo lo que nos pasa en de nuestra vida.  Cada Sefirah del Árbol de la Vida es una vasija, y  la Luz que la llena es interna, está oculta (por eso es que no es tan simple encontrar la verdadera Luz dentro de un trabajo espiritual). Sin embargo, esta Luz, aun cuando no se ve, es buena y bondadosa. Es a esto a lo que la Kabalah se refiere cuando nos explica que todo es Luz (oculta o revelada). Una persona bonita, pero superficial o sin ningún crecimiento espiritual, tiene Luz externa (y es por eso que es atractiva a los ojos de la gente), pero no tiene Luz interna, es una vasija vacía. Al iniciar un trabajo espiritual y comenzar a revelar Luz, su vasija comienza a llenarse, y, entonces, su Luz interna prevalece sobre la externa.

 

Es muy común escuchar, dentro del mundo espiritual, que todo lo que nos sucede es perfecto, y esto es cierto. Ésta es una de las grandes lecciones de esta letra: detrás de cada cosa aparentemente mala, hay bondad, sólo que está oculta. Sin embargo, la Kabalah nos enseña que todo eso que nos pasa (aparentemente malo), no es necesario que ocurra para que esa Luz oculta se revele. Cuando llega a materializarse un problema, es porque la Luz no encontró otra manera de manifestarse.  El Zohar nos enseña que hay dos maneras de revelar esta Luz: a través del estudio de la Kabalah o a través de los problemas. Sé que esto puede sonar a sectarismos, pero detrás de esta afirmación hay una verdad muy simple.

 

Querido amigo, no importa la filosofía  espiritual que sigas, la Kabalah es hermana de todas las espiritualidades, porque ella, en sí misma, no es una filosofía espiritual, sino la explicación de cómo funciona el sistema universal, sirviendo como el método que nos enseña a  recibir la Luz.


 

Es por eso que está escrito, en el Zohar, que sólo a través de la Kabalah se acabará el sufrimiento en el mundo. El sufrimiento es producto de nuestra ignorancia, no podemos acabar con el sufrimiento si no conocemos cómo funciona y cuál es su propósito. El único objetivo de los problemas es revelar la Luz interna de las Sefiroth, puesto que nos hemos negado a hacerlo a través de la búsqueda de Tet ט en plena consciencia. Es más fácil vivir en el egoísmo y en la separación… pero todo esto está llegando a su fin; el momento del cambio es ahora, y es por eso que tanta gente está siendo atraída a la Kabalah.

Tet ט es la  Luz que está oculta detrás  de los secretos de la Kabalah, de las historias del Antiguo Testamento (la Biblia es el útero de esa Luz), e, incluso, detrás del Zohar (basta tomar un libro de Zohar en las manos para percibir esa Luz interna, la luz de Tet ט). 

 

En realidad, toda la Creación posee la luz de Tet ט. El ejemplo más fácil para comprender esto, está en la gestación de un bebé. Los primeros meses, esta Luz es invisible, pero eso no significa que no esta allí formándose. Sólo cuando el vientre (vasija) crece, es que la idea del bebé nos genera pensamientos de ternura, de amor, de bondad. Inconscientemente, sabemos que allí hay Luz interna y, sólo cuando el bebé tiene 9 meses, esa Luz es buena, es decir, el bebé llegó a término de gestación, para poder revelar esa Luz interna a lo externo. Así mismo es toda la creación.

En el Génesis 1:4, dice la Torah en hebreo: "Vayar Elohim et-ha'or ki-tov; vayavdel Elohim beyn ha'or uveyn hajóshej". Traducción literal: "Y vio Dios la luz, que (era) buena; y separó Dios la luz de la oscuridad". Este texto es de profundo significado. Antes que nada, cuando en la Biblia se trata sobre la creación de los días,  se refiere a las sefiroth del mundo de formación (Yetzirah) y manifestación (Asiah): 7 días porque hay 6 sefiroth del mundo de Zeir Anpin del Árbol de la Vida (Jésed, Guevurá, Tipheret, Netzaj, Hod, Yesod) y Maljut, que recibe todo lo que de allí se emana. Detrás de esto, hay una enseñanza kabalistica muy importante: nuestro trabajo espiritual de corrección se concentra en estos dos mundos, y los días de la semana son el escenario en donde éstos se desarrollan, es decir, nuestra vida cotidiana. Esto que dice el primer día de la creación "...y separó Dios la Luz de la oscuridad", es lo que nosotros tenemos que hacer: separar el egoísmo de la generosidad; el odio y la envidia, de la bondad; y comenzar a darle luz a la Tet ט. El Zohar nos dice que sólo los residuos de Luz van al mundo del caos. Los problemas que se nos presentan son el mundo del caos tratando de apropiarse de la Luz; cuando caemos en ellos (depresión, rabia, angustia), debemos procurar aprender, para que la Luz que les diste la puedas extraer de allí y aprendas de esa situación; si no, todo tu dolor sólo contribuye a alimentar la negatividad del mundo.


Esta frase: "Vayar Elohim Ki Tov” (y Dios vio que era bueno), aparece en todas las frases de la creación de los días, a excepción del segundo, con lo cual se nos deja muy claro que, de todos estos aspectos buenos, sólo hay uno (el segundo día) que no es calificado como bueno, pero tampoco se dice que es malo. Este segundo día representa la Sefirah de Guevurá, el deseo de recibir, pero éste puede tener un propósito altruista (recibir para compartir) o un propósito egoísta (deseo de recibir para sí mismo). Esta Sefirah está ubicada en el lado izquierdo de nuestro cuerpo, en la columna del rigor y la fuerza. El egoísmo no es más que la llave que abre el pilar del rigor, y es allí en donde se gesta la Ley universal de causa y efecto. Al usar esta llave, estamos activando el sistema correctivo del universo, puesto que la creación está destinada a ser toda buena, y esta Ley se creó para que la justicia y el orden sostengan a toda la creación. 


El primer día, es la semilla del resto del árbol  de la creación, y la frase "....y separó Dios la Luz de la oscuridad", nos revela que no hay escapatoria. Estamos destinados a revelar toda la bondad de la Luz interna que hay en nosotros, y esto lo podemos hacer a través del crecimiento o a través del dolor (es nuestra decisión). En este sentido, el Zohar nos explica que Tet ט es el atributo interno de la Sefirah de Yesod de Zeir Anpin. En esta Sefrirah se gerencia la salud, las relaciones (el sexo) y el dinero. De acuerdo a lo que se exprese en nuestras vidas, en estos tres aspectos, podemos tener un balance de cómo está revelada esa Luz en nosotros. Si en nuestra vida hay abundancia, amor y buena salud, entonces nuestra conexión es Tov (buena). El Zohar nos dice que esta esfera de Yesod de Zeir Anpin, es llamada Tzadik (justa), y que ninguna fuerza impura puede aferrársele, con lo cual se nos deja claro que sólo cuando la Luz es buena, se forma la conexión entre Yesod y Maljut. 

El Zohar nos dice que la luz de Tet no brilla abiertamente, sino discretamente, dentro de Yesod de Zeir Anpin, y por eso Nukva (Maljut) no podrá recibir esta Luz directamente, a menos que la Luz se oculte dentro de Nukva. En nuestra vida diaria, esto se aplica de la siguiente manera: cada vez que alardeamos de algo que logramos o tenemos, o cada vez que nos surge la necesidad de demostrar lo que tenemos y de que el otro nos apruebe (expresiones todas que indican falta de humildad), se cierra la puerta de Maljut, y se  crea lo que se llama la Luz retornante. Es decir,  Maljut (el mundo físico) no puede recibir esta Luz porque no es discreta (humilde), y ésta retorna, se derrama. Es decir, que  la falta de discreción (falta de humildad) sirve de especie de “tapa” que cubre la vasija, y se crea una especie de pantalla o espejo que refleja  esa Luz dándonos un brillo externo pero muy momentáneo. Entonces, esta Luz  nos da satisfacción por breves momentos, y las fuerzas impuras de envidia, avaricia, egoísmo y odio se aferran a nosotros, creándonos todo tipo de problemas. La prosperidad depende del tamaño de nuestra vasija, y ésta sólo se amplía cuando recibe Luz interna (la Luz retornante no sirve para ampliar nuestra vasija).


Siendo así, podemos observar que la carta del Tarot de Marsella que corresponde a Tet, es El ermitaño. Esto no quiere decir que tenemos que vivir la vida aislados del mundo, todo lo contrario. Esta carta no nos habla de nuestro cuerpo físico, sino de nuestra alma.  Tet ט nos enseña que nuestro estudio debe ser dedicado a buscar  revelar la Luz interna del alma; ésta es la ermitaña, (encerrada en una cáscara y bloqueada por el ego), y  la lámpara es símbolo de la Luz que debemos revelar. El anciano de esta carta del tarot, eleva la lámpara para mostrarnos el camino, el cual sólo puede ser aquel que está iluminado con esa lámpara (todo lo demás es oscuro). En conclusión, la gran lección de Tet ט es que, para evitar que las fuerzas impuras se aferren a nosotros (los problemas, la escasez, el dolor), toda nuestra energía debe ser dirigida al encuentro con esa Luz.

 

La palabra bueno טוב(tov), tiene guematría 17, y las palabras brillar זחח  y afortunado גדי también comparten esta guematría (17). Recordemos que el valor numérico  nos habla del tipo de energía interna que hay dentro de una palabra. Por tanto, cuidar que toda nuestra energía sea buena, nos otorga brillo y buena fortuna. Sin embargo, como lo vimos en el artículo de Jet, la palabra pecado חט tiene también guematría 17, con lo cual la misma energía que se utiliza para prosperar y ser feliz, al ser  utilizada para propósitos egoístas (pecado) nos lleva al caos.

 

El órgano de nuestro cuerpo que se encarga de limpiarnos de las  impurezas de nuestra alimentación y de las emociones negativas, es el hígado. Por ello, el Sepher Yetzirah asocia a  Tet ט con este órgano. Las enfermedades vinculadas al hígado son bloqueos de Tet ט (son un símbolo de las fuerzas impuras aferradas a él), así como problemas en las vértebras dorsales superiores y lesiones en la mano derecha. Cuando tenemos necesidad de compañía extrema o miedo profundo a la soledad, presentamos un bloqueo de Tet ט. De igual manera, el aislamiento social es el otro extremo del bloqueo de esta energía.  Otras manifestaciones de bloqueos en este sendero psíquico, son los problemas económicos, o también el egoísmo y la avaricia. En todos estos casos, hay un “cortocircuito”, y esto obliga al rigor y la fuerza a entrar en acción para reparar la conexión, provocando mucho sufrimiento para poder liberar esos cúmulos energéticos y corregirlos.

  

En fin, amigo, la sabiduría de la Kabalah no deja de fascinarme… Los innumerables beneficios de meditar con las letras hebras no deben hacerse esperar en tu vida. Decide tú también separar la Luz de la oscuridad, y no dejes que la vida te obligue a hacerlo. Toma las riendas de tu vida en tus manos.

  

Bendiciones y ¡hasta la próxima!

 

Meditación práctica


Primeramente, se recomienda dibujar la letra (usa la imagen que está en el inicio, en blanco y negro). Luego, observarla de 3 a 5 minutos, cerrar los ojos y visualizarla  frente al tercer ojo. Seguidamente, se lleva la letra a la glándula pineal (en el centro de nuestro cerebro). Por último, se visualiza en el cerebelo (ubicado en la base de nuestra cabeza, en donde se conecta la columna con el cerebro). Para mayor claridad, observa la siguiente imagen, donde está señalada la ubicación de la glándula pineal y el cerebelo en nuestro cerebro.



La anterior instrucción también puedes escucharla en el audio (formato mp3) que te brindamos seguidamente. Recuerda que estas instrucciones son generales, y, por tanto, debes seguirlas para cuando inicies la meditación con cualquiera de las letras hebreas.

 

Descarga
INSTRUCCIÓN GENERAL.mp3
Archivo de audio MP3 724.5 KB

Una vez que hayas realizado la práctica anterior de visualización, escucha la siguiente meditación, que está construida para que te conectes, de forma específica, con el Elohim Tahor, Tet.


Descarga
MEDITACIÓN TET.mp3
Archivo de audio MP3 5.8 MB

Escribir comentario

Comentarios: 3
  • #1

    grisel (sábado, 28 mayo 2016 02:25)

    maciel gracias, eres un balsamo para mi alma.te pregunto si haces talleres o cursos de kabala. intensivos.

  • #2

    Maciel Karug (sábado, 28 mayo 2016 08:36)

    Gracias querida Grisel eres una bella y tambien te considero mi guardiana del grupo, siempre poniendo orden amorosamente para los despitasdos jejeje. Si he hecho muchismos cursos de Kabalah, tengo mas de 14 años estudiando kabalah y siempre aprendo enseñando asi que en venezuela estuve enseñando y dando cursos durante varios años. Aqui en Europa he dado unos pocos, aun hay mucho que hacer resonar aqui, sobre todo en Francia. España es mas abierto, porque es muy catolico, pero Francia esta mucho con la ecologia y con chamanismo, pero todo lo que suena a biblia es un tremendo tabu porque enseguida se asocia a la religion cosa que es casi que mal vista. Son klipas que hay que romper, ya veremos si llega el momento. Besitos

  • #3

    grisel (lunes, 30 mayo 2016 09:01)

    gracias por contestar .ya nos informas.a mi me encantaria.puesto que tu voz y las meditaciones me resuenan,es mas me concretaste sentires y visiones.te escribo desde españa. un gran abrazo desde el alma.yo soy muy nueva en kabalah. pero esta en mi.gracias

Kabalah Renovada 2015

 

kabalahrenovada@gmail.com