Las Letras Hebreas y su Poder


 

Estas grafías sagradas son la base de nuestro estudio, porque ellas son los constructores de las formas que constituyen nuestro universo. Las letras son los obreros de Dios: la inteligencia invisible que gesta en el vientre materno a un bebé. Cada letra se ocupa de construir tanto los órganos del ser humano, como el día y la noche, el mar y la tierra, el sol y la luna, en fin, la naturaleza entera. Ellas son moldes o vasijas que van transportando la Luz que viene de los mundos más elevados, y cada una de ellas va adquiriendo un significado, un número, un sonido y un color. Cada vez que ellas entran en actividad para crear, se produce en el universo un verdadero espectáculo, una obra maestra, tal como una sinfonía o un bello cuadro. Por ello, se sabe que estas letras pertenecen al mundo de la Creación, el mundo de Binah (léase el artículo  de Los Mundos para una mayor comprensión de este tema). 

 

Para nuestro estudio, no tenemos que hablar hebreo y mucho menos ser judíos; sin embargo, es indispensable conocer estas grafías, puesto que los libros que serán objeto de nuestro estudio están criptados a través de ellas. De esta manera, conocer sus nombres y valores numerológicos, va a ayudarnos inmensamente a comprender la sabiduría que está contenida en ellas. Las letras hebreas son un solo cuerpo de 22 órganos, y, como pueden observar en la imagen( Ir a enlace alefato), hay 5 letras que se repiten, pero que tienen la "habilidad" de cambiar su forma cuando se ubican al final de una palabra. En la Torah, este cuerpo de 22 letras se le identifica como ET  ( א Aleph - ת Tav), haciendo clara referencia que esto es una sola cosa, un solo cuerpo que contiene todo lo que está dentro de él (las 22 letras). Este “ET” se tradujo más tarde en Alfa y Omega, escondiendo así todo su contenido sagrado detrás de la traducción griega.  Las letras hebreas son códigos, y, cuando se reúnen para formar una palabra, cada una aporta a ésta una carga energética que se extrae del Mundo de Creación (es por ello que son las herramientas más directas para crear). Bendecir la comida en el idioma español, francés o inglés, no tiene el mismo impacto en esta dimensión que hacerlo en hebreo. Bendecir las comidas el lunes en la noche, tampoco tiene el mismo impacto que hacerlo el viernes en la noche, que es el momento en el cual Saturno, planeta que rige Binah, se alinea con la Tierra, que es quien gobierna a Maljut (ver gráfico del Árbol de la Vida en la página de inicio).

 

Así, pues, la frase original con la cual se inicia el Génesis: “Bereshit Bara Elohim Et...”           

“... בראשית   ברא   אלהים  את  "  tiene un significado más interesante de lo que su simple traducción nos quiere decir. Esto es materia de profundo estudio que iremos revelando poco a poco, pero por el momento, vamos a analizar someramente estas primeras 4 palabras, la traduccion literal es: “En el principio crearon los Dioses  Aleph – Tav”. La palabra Bereshit comienza con la segunda letra del alfabeto hebreo, la “Bet” (ב), con lo cual se nos está revelando que la creación se gesta (de allí el titulo de Génesis) en el segundo Mundo del Árbol de la Vida (Binah), que comprende el Mundo de la Creación o Briah, nombre que también comienza con la “Bet”. Binah es la representación del aspecto femenino de Dios; por ello, se dice que es la gran matriz cósmica y se asocia con el agua.  

 

Luego, volvemos a encontrar la “Bet” en la segunda palabra “Bara”; con ello, se nos está revelando que hay una segunda fuente de creación, la cual hace referencia al otro aspecto femenino creador: Maljut o el cuarto Mundo (Asiah), la fisicalidad, que está hecha a imagen y semejanza de Dios (de allí deviene el hecho de que nosotros podemos gestar la vida y ser los reyes de ésta). No sólo se nos está revelando que podemos gestar una vida humana, sino que, además, en este cuarto Mundo tenemos la capacidad de crearnos, gestarnos, construirnos. Al mismo tiempo, se nos está señalando que dentro de este génesis está el secreto del método para autogestarnos.  

 

Luego, se nos presenta la tercera palabra “Elohim” (אלהים), que es el plural de Eloah (Dios). Por tanto, Elohim se traduce como Dioses, lo cual es incongruente con el enunciado de la idolatría a otros dioses, pero resulta que el Dios Único está por encima de Binah. Este Dios Único al que se  refieren los 10 enunciados (conocidos como mandamientos), es Keter. Además, la palabra Elohim significa tambien fuerzas poderosas, lo cual nos revela que la energía de creación está compuesta de tales fuerzas, y es por ello que en la Kabalah se nos enseña a tomar consciencia de el y utilizar nuestro potencial creador (si el mundo está en caos es porque hemos mal utilizado esta fuerza).  

 

Por otra parte, observemos que la palabra Elohim antecede a la palabra ET, y, sabiendo que la palabra Eloah se refiere a Keter y que éste significa Corona, entonces Elohim nos indica un título de la realeza, es decir, que cuando esta letra emana de Binah, posee su título real que la antecede. Por lo tanto, al momento de la meditación, cuando queremos extraer el total potencial creador del mundo de Binah, esta debe ser llamada por su nombre nobiliario, ejemplo: "Elohim Eheieh"(א).  

 

Por último, la cuarta palabra de nuestro análisis, “ET”, nos enseña que, dentro de la estructura de una palabra hebrea, su primera y última letra revelan Luz. Por ejemplo, La Torah empieza con la letra Bet (Bereshit) y termina con la letra Lamed (Israel), y estas dos letras conforman la palabra corazón (leb, en hebreo). Con ello, se nos está enseñando que todo lo que está dentro de estas dos letras, conforman la perfección de nuestro corazón. Entendamos, aquí, que no se está hablando de nuestro órgano corazón, sino de nuestro corazón energético, el centro de nuestras emociones, que corresponde a la esfera del Árbol de la Vida llamada  Tipheret, la cual se forma sólo cuando hay un balance entre el dar y el recibir.  

 

Volviendo al análisis de ET, ésta nos indica que la creación  comprende a este cuerpo del que ya hablamos (las 22 letras hebreas). Es decir, para crear, hay que pensar y sentir usándolas a ellas (en meditación). Por ello, serán muy utilizadas en nuestro estudio. Mi recomendación: si quieres entender lo que aquí se enseña, apréndete el nombre, forma y número de cada una de estas 22 grafías. Te será muy útil. Para ello, busca el enlace que dice alefato y allí tendrás un gráfico que te ayudará con este propósito (puedes dibujarlas o tenerlas a la mano siempre). 

 

Si tienes alguna inquietud o comentario, no dudes en contactarnos a través del link de contacto de esta pagina o directamente a nuestra dirección: kabalahrenovada@outlook.com. ¡Con gusto te atenderemos! 

 

  

Escribir comentario

Comentarios: 3
  • #1

    Victor Jara (lunes, 24 octubre 2016 08:12)

    Muchas gracias.

    El conocimiento de las letras Hebreas es algo que todos deberian tener como prioridad.

  • #2

    María Luisa Yapura (sábado, 13 mayo 2017 20:19)

    HOLA MACIEL... ME GUSTARIA ME MANDES LA MEDITACION DE TODAS LAS LETRAS HEBREAS ME GUSTARIA COMENZAR A MEDITAR EN ELLAS....EN ESPECIAL EN TAV. SUCEDE QUE EN UNA OPORTUNIDAD...NOSE PORQUE ESCRIBI ESA LETRA EN LOS PORTALES DE MI CASA.

  • #3

    gloria torres (miércoles, 30 agosto 2017)

    Sencillamente Shalom...toda raba.....el infinito nos puebla y nos impulsa...Aleluya¡¡¡¡¡¡¡¡

Kabalah Renovada 2015

 

kabalahrenovada@gmail.com