Y esta es la bendición que Moisés, varón de Dios, impartió a los hijos de Israel antes de su muerte.

 

וְזֹ֣את הַבְּרָכָ֗ה אֲשֶׁ֨ר בֵּרַ֥ךְ מֹשֶׁ֛ה אִ֥ישׁ הָאֱלֹהִ֖ים אֶת־בְּנֵ֣י יִשְׂרָאֵ֑ל לִפְנֵ֖י מוֹתֽוֹ ׃

 

En esta parashá se termina la historia de la Torá pues nos habla de la muerte de Moshe. Aquí encontramos las bendiciones que Moshe da a las 12 tribus de Israel antes de morir.También aquí encontramos el momento en el que Dios le ordenó subir al monte de Nebo para mostrarle toda la tierra de Israel.

 

Entonces la pregunta lógica que tenemos que hacernos es ¿porqué si Moshe era el profeta más grande que ha existido, era importante que viera con sus ojos la tierra prometida ? El tenia vision profetica, no necesitaba ver nada con los ojos físicos para saber que había y que no. El Midrash nos da la respuesta, dice que él subió al monte Nebo para bendecir a la tierra hoy llamada eretz Israel y protegerla de las futuras calamidades que viviría. Pero aun asi el no necesitaba verla para bendecirla. Entonces, ¿qué hay detrás de este código? La respuesta es genial, Moisés estaba combatiendo el Ain Hara que tendría Eretz Israel por siempre y para eso necesitaba posar sus ojos sobre Canaán, pues el mal ojo se combate con buen ojo y el ojo de Moshe era Ain Tora.

 

Nos dice el Talmud que el Ain Hara es una sustancia que está en la atmósfera y es como un virus que se pega a  nosotros y a este mundo  a través de los ojos,  por eso es a través de ellos que se cura. Entonces Moshe miro la tierra que hoy es Israel, para poner protección sobre ese punto de conexión entre la tierra y el cielo, de modo de  garantizar la redención de la humanidad. Eso es  lo que nos permite que hoy estemos estudiando Torá. En Jerusalem, en lo que queda del antiguo Beit Hamikdash(el kotel) está anclada la Shejinah, porque allí hay un conducto que conecta a la tierra con todo el sistema de la creación, es el punto que conecta a Zeir Anpin cósmico con Maljut.

 

El Talmud dice que todas las enfermedades se originan del Ain Hara. Inclusive dice que el 99 % de la gente muere por causa del Ain Hara y solo el 1% muere de causa natural. Esto nos muestra lo importante de este sujeto.

El Ain Hara es un freno total a la renovación del mazal, a la energía que nos aporta la salud, el amor y al flujo de la parnasa, por eso es que se trabaja en esta porción que concluye la Torá, pues el objetivo del creador es darnos infinita satisfacción y para eso tenemos que curar este mal que impregna al aire. La Guemará dice que el peor Ain hara es el que nos hacemos a nosotros mismos cuando nos miramos al espejo, ya sea para alabarnos o para criticarnos. Esa es la razón por la cual los tzadikim no se ven al espejo. Claro que no podemos llegar a los extremos, es por eso que los sabios nos dan ciertas curas para esto.

 

Ravi Shimon Bar Yojai en el Zohar dice que el Ain Hara(El mal ojo) viene esencialmente de las personas envidiosas, razón por la cual el médico del alma, Rav Najman de Breslov, dijo que la mejor cura para esto es el Ain Torá(El ojo en la Torá). Tengo que decirles que nadie, absolutamente nadie está exento de sentir envidia. El asunto es que para lo unico que esta fue creada es para envidiar a aquel que realiza las mitzvot. Es decir, la envidia tiene un espacio de santidad cuando esta se trata de ardientes deseos de sumar Mitzvot a su haber. Por eso también dice ravi Eliezer en el Zohar, que la peor cosa que podemos encontrar en nuestro camino es el Ain Raa( El mal de ojo), porque se trata de un deseo de materialidad sin méritos.

 

Explica el Zohar que la mayoría de la gente son celosos o envidiosos y no lo saben. Es decir a nivel psicológico que hay un problema a nivel del subconsciente, llamado también nivel Nefesh del alma. Este problema se trata que el nefesh no ha revelado en el nivel consciente, que es el nivel de Ruaj, sus intenciones ocultas. El asunto es que la envidia es una creencia muy arraigada que opera de forma autómata  con el deseo de arrebatar al otro lo que se ha ganado. Hay que saber que la envidia es el veneno de la emuna, el lado opuesto. Detrás de ella   hay una profunda creencia que Dios , el sistema o como lo queramos llamar está haciendo las cosas injustas por eso los otros tienen y yo no, jas veshalom.  Ya sabemos que es la emuna lo que nos fortalece ante las dificultades. Lo que quiere decir es que a los que nos falta Emuná, tenemos envidia, es decir a todos los seres humanos, cada uno en su grado o en su nivel y  con excepción de los tzadikim, claro está. ¿Cómo es esto? Los sabios nos dicen que el veneno que la serpiente inyectó en Eva, se llama celos y  envidia. La serpiente estaba celosa de la unión de Adam y Eva y por eso los dividió. Si todos sufrimos de este mal es porque esta en nuestro adn primigenio después de la caída.

 

En otras palabras, si jas veshalom, tienes un problema y te falta la emuna, revisa el nivel de celos o envidia que tienes porque allí está la cura. Ya he explicado anteriormente que la Emuná es el lazo que une a la Hei caída del nombre de Dios(Yud,Hei,Vav y Hei), es decir es la mano que arregla y completa la permutación del nombre de Dios en cada uno de nosotros. Fuimos fabricados por el nombre Divino y este se desarreglo por el pecado original, pues bien la corrección de cada uno se termina cuando este nombre resplandece en nuestra aura. La envidia es el sistema operativo del Satán para poder inyectar deseo material y anular el deseo espiritual, por eso es una forma grave de idolatría.



Ahora hay una cosa muy importante que explica Rab Shimón, dice que la inclinación al mal fue creada con la caída de estos dos personajes, porque el sistema necesita un método percutante para limpiarnos antes de  poder regresar a la fuente, entonces se han creado ángeles ejecutores de juicio, llamados literalmente angeles terroristas por su falta de piedad, que sirven como una auto lavado. Entonces, todo aquel que tiene una averà se ha hecho imán del Ain Hara,  este es transportado por estos ángeles de juicio y lo depositan sobre el sujeto, jas veshalom. Cuando se traduce el hebreo se nos presenta un problema. Por ejemplo, Avera ha sido traducido como pecado, pero en realidad es debilidad o ceder ante su propia inclinación al mal, lo cual cambia completamente la connotación del pecado religioso.  En fin, este dolor que producen los problemas que nos trae el Ain Hara, sirven de limpieza o de purga de la averà. Y aquí viene al caso el ejemplo de Yosef, quien fue objeto del Ain Hará de la parte de sus hermanos, debido a su falta de discreción por vanagloriarse de la túnica que su padre la había dado y por contar sus sueños proféticos. Esto quiere decir que no solo la averà de la envidia atrae al Ain Hara tambien la vanidad, la vanagloria, la falta de discreción y el orgullo lo atraen.

 

La avera de Yosef lo llevó a ser vendido como esclavo, razón por la cual fue a parar a Egipto, que es el país en donde está anclado el Ain Hara de la serpiente original. De hecho si recuerdan la corona del Faraón era un aro con una cobra de dos ojos rojos y tambien el se colocaba la cobra como un tefilin en el brazo izquierdo. Es decir, por el pecado original, los ojos de la serpiente se posaron sobre la totalidad del globo terráqueo, pero el ancla cayó en Egipto y por eso es el país del oponente. Cuando Yosef entendió que su mal mazal provino de su avera, decidió corregir y fue tentado de todas las maneras posibles. El estatus de tzadik lo ganó cuando se negó a acostarse con la esposa de Potifar, pero dice la Guemará, que desde que Yosef llegó a Egipto mantuvo la pureza de sus ojos intacta. De hecho, cuenta el midrash que las mujeres se trepaban por lo techos cuando Yosef pasaba en su carruaje, y los sabios( los Jajamim) dicen que el nunca miro a ninguna de ella, pues sus ojos estaban constantemente mirando la punta de su nariz. De allí viene la segula que dice que la manera de deshacerse del mal de ojo es mirar con el ojo izquierdo la punto de su propia nariz.

 

En fin, para no hacer larga la historia, terminó dando una gran protección contra el Ain Hara. Dice la Guemará que el Ain hara no tiene poder sobre Los Ashkenazi, que  son descendientes de la Tribu de Efraín, hijo de Yosef. ¿Porque? porque Yosef corrigió sus ojos, entonces corrigió el pecado cuando  Adam  hizo Lashon Hara(la mala boca) contra Dios, ya que el lashon hara proviene del Ain Hara. Es decir, que cuando Yosef no tuvo ninguna avera en sus ojos, el envío al Ain Hara al momento antes del pecado original, limpiando así toda su descendencia. Como Yosef logró ser la mercaba de la sefirá de Yesod, todos somos descendientes de Yosef así que la gran cura es reclamar esta herencia. Por eso dicen los sabios que cuando entramos a algún sitio, a alguna reunión, a una casa, a una ciudad, etc debemos declarar en voz alta: “Yo soy de la descendencia de Yosef Hatzadik sobre el cual el Ain Hara no tiene ningún poder”.  Con estas palabras sellamos nuestra aura y también nuestra mirada.

 

No quiero despedirme sin antes dejarles la preciosa historia del momento del fallecimiento de Moshe, ya que esta porción nos habla de ello. Asi que acudi a los detalles del midrash para empaparnos de su luz que regresa esta semana.

 

Dice el Misdrash:


Hashem quiso demostrar a las huestes Celestiales la grandeza de Moshé. En consecuencia, llamó al Ángel Gabriel y le ordenó: "Ve y tráeme el alma de Moshé".

"Amo del Universo, ¿cómo puedo provocar la muerte de un ser humano que equivale a seiscientos mil benei Israel?"

"Ve tú, entonces", ordenó Hashem a Mijael.

"No puedo soportar verlo morir", respondió Mijael. "Yo solía ser su maestro". (Mijael es el ángel de la Misericordia, el que le enseñó a Moshé a defender al pueblo).

Entonces el Todopoderoso recurrió a Samael (que es Satán), y le dijo: "Ve y tráeme el alma de Moshé".

Samael tomó su espada (el espíritu de tumá -impureza- con el cual esperaba derrotar a la kedushá -santidad- de Moshé) y bajó rápidamente hacia el.

Encontró a Moshé escribiendo el Nombre de Cuatro Letras de Hashem en un Sefer Torá todavía incompleto. El rostro de Moshé brillaba como el sol y se asemejaba a uno de los ángeles.

Samael se asustó porque pensó: "Ningún ángel puede llevarse el alma de Moshé". Comenzó a temblar y no fue capaz de emitir palabra.

Pero Moshé se había percibido de la presencia de Samael, aun antes de que el ángel se revelara.

"Tú, maldito, ¿qué estás haciendo aquí?" preguntó Moshé severamente.

Samael se armó de coraje y contestó, "Vine a llevarme tu alma".

"¿Quién te envió?" preguntó Moshé.

"El Creador de todo", respondió Samael.

"Ciertamente, El no quiere que tú te lleves mi alma (más bien Él desea que yo te derrote)", dijo Moshé.

"Yo me llevo las almas de todos los seres humanos", insistió Samael, "ésta es la ley natural del universo".

"Pero yo no estoy sujeto a las leyes de la naturaleza", insistió Moshé. "Yo soy el hijo de Amram. Soy sagrado desde mi nacimiento, ya que nací circuncidado y por eso no fue necesario hacerme el brit milá. Pude hablar y caminar desde el día de mi nacimiento (como Adam antes de pecar).

"Cuando tenía tres años profeticé que recibiría la Torá. (Por esta razón Moshé se negó a tomar la leche de una egipcia, cuando la hija del Faraón lo encontró). Siendo aún un niño en el palacio del Faraón, le quité a éste la corona de su cabeza (señal de la futura caída del Faraón). Cuando cumplí los ochenta, Dios realizó muchos milagros en Egipto por mi intermedio y saqué seiscientos mil hebreos en pleno día ante la mirada de los egipcios. Dividí el Mar en doce partes. Transformé aguas amargas en dulces (en Mara en el desierto). Yo residí en el firmamento, discutí con ángeles que no querían entregar la Torá de fuego, y permanecí cerca del Trono Celestial de Gloria para conversar con el Todopoderoso cara a cara. Yo entregué la Torá y los secretos de los ángeles a la humanidad. Luché contra los poderosos gigantes Sijón y Og que habían sobrevivido al Diluvio. Hice detener al sol y a la luna durante la batalla y yo mismo eliminé a Sijón y a Og. ¿Cuál otro de los humanos sería capaz de hacer todo esto? (Por eso, la ley natural que te permite llevar el alma humana no es aplicable a mi persona)".

Samael volvió hacia Hashem reconociendo su derrota.

Hashem ahora le confirió aún más fuerza y le ordenó volver hacia Moshé. (Dios quería que Moshé lograra una victoria aún mayor sobre el Satán).

Samael revoloteó sobre la cabeza de Moshé y desenvainó su espada. Moshé golpeó al ángel con todas sus fuerzas con la vara sobre la cual estaba grabado el Nombre de Dios. Samael huyó.

Moshé lo alcanzó y lo encegueció con los Rayos de Gloria que emanaban de su rostro.

Entonces, Una Voz Celestial proclamó: "¡Ha llegado el momento de tu muerte!

"Por favor, no me entregues al Ángel de la Muerte", le rogó a Hashem, Moshé. "Recuerda cómo te serví en mis años mozos, cuando Tú Mismo te revelaste ante mi en la zarza y cuando estuve en el Har Sinai durante cuarenta días y cuarenta noches y trabajé arduamente para aprender la Torá".

"No temas", proclamó la Voz Celestial."Yo Mismo me ocuparé de ti".

Moshé se levantó y se preparó para la muerte, santificándose como uno de los ángeles.

Hashem descendió junto a los ángeles Mijael, Gabriel y Zagzagael.

Mijael preparó el lecho de Moshé; Gabriel extendió un paño de lino sobre su cabeza; y Zagzagael otro paño sobre sus pies.

El Todopoderoso dijo. "Moshé, cierra los ojos".

Moshé así lo hizo.

"Coloca las manos sobre el pecho", ordenó el Todopoderoso. Moshé obedeció.

"Junta los pies", El ordenó.

Moshé obedeció.

Hashem requirió el alma de Moshé.

"Hija mía", dijo El al alma. "Planifiqué que permanecieras en el cuerpo de Moshé durante ciento veinte años. Ahora lo debes abandonar, no te demores".

El alma respondió, "Amo del Universo, ¿acaso hay un cuerpo más puro que el de Moshé? Yo lo amo y no deseo abandonarlo".

"Yo te abasteceré con los ángeles bajo Mi Trono de Gloria Celestial", prometió Hashem.

"Es mejor para mí permanecer en el cuerpo de Moshé que mezclarme con los ángeles", protestó el alma. "El es puro como un ángel, a pesar de que vive en la tierra; por otra parte, Tú una vez le permitiste a dos ángeles, Uza y Azael, vivir entre los humanos y se corrompieron, Moshé no convivió con su mujer desde el día en que Tú le hablaste desde la zarza (según una opinión. Según otros, desde Matán Torá). Por favor, déjame en el cuerpo de Moshé".

Luego de escuchar al alma atestiguar acerca de la pureza del cuerpo de Moshé, Hashem, por así decirlo, besó a Moshé en la boca. El alma experimentó el irresistible placer de la presencia Divina (que fue aún mayor que el placer de estar en el cuerpo de Moshé) y es así como para seguirle el alma de Moshe retornó con Hashem.



Con esta bella historia me despido y nos encontramos de nuevo  a mitad de semana con la parasha de Bereshit.


Un fuerte abrazo

Maciel

Descarga
Parasha Vzot Habrecha KR 2017.mp3
Archivo de audio MP3 9.9 MB

Por otro lado, sabemos que la tzedaka y el diezmo son luces disponibles que aumentan nuestra capacidad de generar sustento. Por tal razón permitir que  los otros colaboren para el mantenimiento de la pag de Kabalah Renovada y con los proyectos de expansión que tenemos es una mitzva, pues los hace partícipe de la beraja que recibimos al compartir los secretos de la kabalah que se hacen a través de esta pag que trae bienestar a muchas personas. Por eso les dejo el link de paypal a través del cual pueden hacer sus donaciones. Mil gracias de antemano y que las luz del creador multiplique al infinito su generosidad.

 

Sabemos que los controles de la moneda y controles cambiario han dificultado el proceso de diezmo del grupo que estudia en Venezuela y dado que diezmar y dar tzedaká para difundir el verdadero estudio de la Kabalah trae beraja, mi hermana me dejó disponible una cuenta local para la gente de Venezuela que me han expresado su deseo de colaborar con nosotros en moneda local. Ella se encargará de transmitirme sus donaciones. Solo les pido que me informen en privado a kabalahrenovada@gmail.com para llevar un control preciso de ello.  Mil gracias de antemanos a todos por ser partícipes de la difusión y expansión de Kabalah Renovada.

 

 

 

BANCO NACIONAL DE CRÉDITO

 

CUENTA CORRIENTE NÚMERO 0191 0078 26 2178015371 A

TITULAR: LUCIA COLOMBO. C.I. 8.691.483



Si deseas formar parte de nuestro grupo de estudio de Whatsapp o Telegram, escribenos a kabalahrenovada@gmail.com para enviarnos tu número de teléfono completo, incluyendo el código del país en donde vives. Whatsapp o Telegram es el medio más directo, completo  y detallado de compartir nuestra enseñanza.  También puedes dejarnos tu dirección email a través del cual recibirás solo la parasha de la semana o puedes seguirnos por facebook.

Escribir comentario

Comentarios: 0

Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.

Kabalah Renovada 2015

 

kabalahrenovada@gmail.com